Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO
Gracias a todos los que, poquito a poquito vais volviendo a visitarnos.

Dios os bendiga a todos.

COLABORA EN ESTE BLOG

  • Camilo Alvarez

24 de octubre de 2014

Viernes, 24 de Octubre de 2014. Comentarios de las Lecturas


Ef. 4, 1-6. El Señor nos ha llamado a vivir unidos a Cristo; hechos uno con Él y en Él, no podemos generar divisiones entre nosotros mismos. Esa unidad es fruto de la presencia del mismo Espíritu Santo en nosotros, que hemos de ser humildes, siempre puestos al servicio del bien que hemos de hacer a los demás; también hemos de ser amables y comprensivos unos con otros.

El Señor nos invita a vivir como hermanos en torno a nuestro único Dios y Padre, que reina sobre todos, de tal forma que nadie sea más importante para los demás, pues, aun cuando algunos sean considerados importantes conforme a los criterios de este mundo, ante Dios todos somos sus hijos y nadie tiene una importancia superior a los demás.

Él actúa a través de todos; nadie puede apropiarse de modo exclusivo la obra de salvación de Dios, pues cada uno colabora, en y desde la Iglesia conforme a la Gracia que a cada uno se le ha concedido para el bien de todos.

Nuestro Dios y Padre vive en todos. Él ha hecho su morada en nosotros y, a pesar de nuestras fragilidades y miserias Él permanece fiel y no retira su gracia de nosotros; y esa gracia no es sólo su ayuda, sino su presencia en nosotros. Por eso hemos de vivir en oración y vigilantes, de tal forma que no perdamos el Don de Dios; y para que, reconociéndonos pecadores, vivamos en una continua conversión que nos haga cada vez más dignos hijos de Dios y mejores hermanos entre nosotros.

Sal. 24 (23). Dios es el Creador de todo. Y aun cuando la tierra se vio por un tiempo sometida al poder del mal, ahora ha sido liberada de ese poder gracias a Cristo Jesús. Por eso ya no nos pertenecemos ni siquiera a nosotros mismos, sino a Aquel que por nosotros murió y resucitó.

El Señor nos llama a vivir no en la impureza, sino en la santidad para queseamos dignos de entrar en su Recinto Santo unidos al Hijo de Dios, pues seremos copartícipes de su misma herencia.

Acudamos con gran fe al Señor y pidámosle que nos conceda su Gracia y su Espíritu, de tal forma que en adelante vivamos ya no tras las obras de la maldad y del pecado, sino con la dignidad de hijos de Dios.

Busquemos al Señor no sólo para recibir sus dones, sino para escuchar su Palabra y ponerla en práctica. Entonces Dios hará su morada en nosotros y nos llevará sanos y salvos a su Reino Celestial.

Lc. 12, 54-59. Hay muchos esfuerzos que llevan a lograr grandes descubrimientos para bien de la humanidad. Apenas se vislumbra un poco de luz y no se descansa hasta lograr la luz meridiana que disipe enfermedades y problemas. Se siguen las señales que marcan el camino hacia las más altas conquistas. ¿Seguimos las señales que nos conducen hacia nuestra plena realización en Cristo, como hijos de Dios?

Nuestros esfuerzos no pueden quedarse en el intento de querer construir sólo un paraíso terrenal. ¡Qué bueno que construyamos la ciudad terrena y que todos podamos disfrutar de una vida temporal cada vez más digna y libre de todo aquello que nos hace vivir encadenados al dolor y al sufrimiento! Sin embargo, sin pretender querer ponernos como aguafiestas, no podemos negar que llegará el momento en que se cumpla el ciclo de vida que nos correspondió vivir. Ojalá y para entonces hayamos aportado lo mejor de nosotros para el buen desarrollo de la vida, y ojalá y nosotros mismos hayamos disfrutado del fruto de nuestros esfuerzos.

Pero no todo termina con la muerte. Más allá está la eternidad junto a Dios en una vida de plenitud en Él. Caminar hacia esa vida nos pone en camino no sólo junto a Cristo, sino en Cristo, Cabeza de nosotros, que somos su Cuerpo o Iglesia.

Además de nuestras labores diarias vivimos abiertos hacia el prójimo en un verdadero y sincero amor fraterno, de tal forma que nos convirtamos para él en un signo concreto de Cristo que hoy sigue preocupándose de aquellos que viven esclavos de la injusticia para liberarlos, o esclavos del pecado y de la muerte para devolverles su dignidad de hijos de Dios y su dimensión de eternidad.

Por eso el campo en que se desenvuelve nuestra vida no puede ser sólo el campo de lo temporal y pasajero, sino el campo de la salvación y de la eternidad.
Dios nos ha llamado a la fe en Cristo Jesús, para que, unidos a Él, sea nuestra la salvación eterna.
Pero no podemos vivir desligados de nuestros compromisos temporales. Somos personas de fe, con la mirada puesta en el horizonte, donde Cristo nos espera, pero con los pies puestos en la vida diaria, dándole su verdadero sentido y dimensión a lo temporal.
Y mientras vamos como peregrinos hacia la Patria eterna, el Señor se hace presente entre nosotros con todo el poder de su Misterio Pascual, que hoy se hace Memorial para nosotros.

El Señor realmente permanece con nosotros todos los días, hasta el final del tiempo. Su obra salvadora es nuestra en este día, y el Señor hoy nos da el signo más grande de su amor por nosotros: su muerte que nos libera del pecado, y su resurrección mediante la cual tenemos vida nueva. Así quedamos fortalecidos y hechos hijos de Dios.
Y Él derrama sobre nosotros su Espíritu Santo para que quedemos capacitados para continuar su obra salvadora en el mundo.

Este es el sentido de nuestra comunión con Cristo que, de un modo misterioso y arcano, se hace realidad en nosotros mediante nuestra participación en esta Eucaristía.
Cristo quiere a su Iglesia como un signo de su amor hasta el extremo para la humanidad de todos los tiempos y lugares.

Debemos vivir unidos como hermanos; pues mientras surjan divisiones entre nosotros no podremos ser un signo creíble del amor de Dios en el mundo. Por eso hemos de buscar estar en paz unos con otros y no pasar la vida viviendo como enemigos que aparentan vivir en Cristo, pero que en realidad están muy lejos de la unión de todos en Él.

¿Quién de nosotros puede decir que no tiene pecado? Si todos necesitamos la comprensión y el amor de Dios, seamos también comprensivos unos con otros, y trabajemos por ir superando todo aquello que ha opacado el Rostro amoroso de Dios entre nosotros.

Seamos una Iglesia humilde, es decir, puesta al servicio de los demás. No busquemos honores, sino sólo el saber entregar a Cristo, su Evangelio, su Salvación, al mundo entero en aquellos acontecimientos, culturas y ambientes en que se desarrolle la vida de las personas a quienes les anunciamos el Evangelio.

A nosotros corresponde ser levadura que le dé sentido de salvación y de eternidad a lo que es la vida común de aquellos con quienes convivimos. Por eso vivamos con gran amor y con un fuerte sentido de ser portadores de Cristo para la humanidad entera.

¿Será realidad no sólo en nuestra mente, sino en nuestras obras y actitudes que nuestra vida misma es un signo de Cristo capaz de ser leído por los demás?

Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de saber transparentar ante el mundo entero la presencia salvadora de Cristo. Amén.

Homiliacatolica.com