Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

24 de octubre de 2014

“¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?” Lc 12, 54-59

¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?”
Lc 12, 54-59
1.      CON NUESTRO CORAZÓN PODEMOS IR DESCUBRIENDO OTROS SIGNOS, EL REINO DE DIOS
Este fragmento del evangelio como muchos otros, sigue siendo un invitación a contemplar más que usar el entendimiento y la imaginación para comprender que es lo que Jesucristo nos quiere decir, ya que nuestro corazón es quien entiende mejor al Señor. Contemplando el relato de hoy, podemos descubrir algo mas de lo bueno que es gustad del Señor. Con nuestros ojos podemos observar la naturaleza terrenal, los campos, el cielo, las estrellas, sentir el viento, regalo de amor de Dios a sus hijos y hacer algunos pronósticos, pero con nuestro corazón podemos ir descubriendo otros signos, el reino de Dios y la historia de la salvación. Así es como Jesús les dice a la multitud: -- Cuando ustedes ven que una nube se va levantando por el poniente, enseguida dicen que va a llover y, en efecto, llueve. Cuando el viento sopla del sur, dicen que hará calor, y así sucede” Podríamos comentar que esas gentes que saben distinguir el aspecto del cielo no pasan de ser meteorólogos.

2.      ¿POR QUÉ NO INTERPRETAN ENTONCES LOS SIGNOS DEL TIEMPO PRESENTE?.
Cristo se dirige a la muchedumbre. Ellos, gentes de campo o de mar, saben muy bien predecir el buen o el mal tiempo por su experiencia del cielo. ¿Por qué no juzgar por ellos mismos lo que es justo? Las enseñanzas de Cristo y sus milagros han hecho ver que es el Mesías. ¿Por qué por estos signos, que son también del cielo verdadero, no lo reconocen como tal? Con ello alude al medio ambiente, ya que en las discusiones rabínicas era muy tratado el tema de las señales para la venida y manifestación del Mesías.
Jesús dice luego: ¡Hipócritas! Si saben interpretar el aspecto que tienen el cielo y la tierra, ¿por qué no interpretan entonces los signos del tiempo presente?. ¿A quién se refiere y qué significa aquí la palabra hipócritas? El auditorio es la muchedumbre. Pero al decírseles que lo juzguen por sí mismos indica con ello el que no se dejen desorientar ni presionar por el influjo de los fariseos, tan frecuentemente llamados hipócritas. La palabra Hipócrita tiene su origen en el griego, “Actor”, es decir el que finge cualidades, ideas o sentimientos contrarios a los que verdaderamente tiene, entonces el Señor le dice, que no sean comediantes, falsos y simuladores.
3.      JESÚS NOS ESTIMULA A LA RECTIFICACIÓN DE NUESTRA VIDAS
Muchas veces a través de la meditación y la reflexión, llegamos a saber cuales son los signos de los tiempos, pero conocerlos es una cosa y e interpretarlos es otra. Si fuéramos capaces de interpretar o desentrañar bien estas señales, nuestra conducta sería distinta y caminaríamos por mejores caminos hacia nuestra conversión.
Si contemplamos la parábola siguiente que hace el Señor, nos daremos cuenta que Jesús nos estimula a la rectificación de nuestra vidas y a la penitencia. Su sentido es claro. Aquí hay que arreglarse con Dios, reconociendo a Cristo por Mesías. Jesucristo nos relata que: Cuando vayas con tu adversario a presentarte ante la autoridad, haz todo lo posible por llegar a un acuerdo con él en el camino, para que no te lleve ante el juez, el juez te entregue a la policía, y la policía te meta en la cárcel.
Podemos comprender que la figura del Juez, es como si fuera una semejante situación nuestra frente a Dios. En Efecto, llegará el día en el cual deberemos presentarnos delante de Dios, en este instante tendremos que rendir cuenta de lo que hemos hecho. Frente a esto, no es difícil deducir que de todas maneras es conveniente hace las paces con Dios. ¿Cómo?, con la conversión, ¿Qué hay hacer?, arrepentirse de corazón y algo muy importante, tener confianza en la misericordia de Dios y de esta forma obtener su perdón antes de llegar al la justicia.
4.      “YO TE ASEGURO QUE NO SALDRÁS DE ALLÍ HASTA QUE PAGUES EL ÚLTIMO CENTAVO”
Pero aún tenemos algo más que contemplar, Jesús nos dice al final de este fragmento del Evangelio: “Yo te aseguro que no saldrás de allí hasta que pagues el último centavo”
Nos arrepentimos de nuestras faltas, pero además necesitamos la reparación de las culpas, hay que cumplir con las dos. La falta lleva consigo una culpa, esta es la responsabilidad que ocasiona esta incorrección, el pecado es ofensa a Dios, en consecuencia, tenemos una pena, o llamado de otra forma un castigo, que es lo que se le impone al que ha cometido un perjuicio, es decir merecido por esa culpa.
Pero de ambas nos podemos purificar, la primera, la culpa a través del profundo y sincero arrepentimiento, la segunda, la pena, con la penitencia, en otras palabras el sacrificio, admitido y ofrecido a Dios en reparación por haber disgustado al Padre y por lo malo que habremos hecho.
El Señor no deja de ser justo, no solo porque dice “hasta que pagues el último centavo”, además el desea que todos sus hijos sepan de la salvación, al enfrentarnos a Jesucristo, es decir al enfrentarnos a la mas pura verdad, esta verdad queda al descubierto, desnuda, y en ese minuto quedará revelado todo lo que hayamos hecho y no hecho en nuestra vida terrenal.
El Ideal de Dios para con sus hijos, es que vayamos por el mundo haciendo el bien, igual como lo hizo su Hijo Jesucristo, ¿es esto muy difícil entender esto?. El tiempo insta a que comprendamos este ideal, y es necesario tomar partido.
Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?
Nuestro Señor Jesucristo, amonesta enérgicamente a los hombres de su tiempo y esta reprimenda nos llega hasta hoy, él les hace ver lo fácil que les resulta interpretar los signos meteorológicos, se atreven a pronosticar el buen y el mal tiempo y osan comprender porque se producen cambios, sin embargo no se preocupan de comprender el gran signo de su tiempo, y este es la presencia de él mismo, que ha sido enviado por el Padre para la salvación de todos los hombres.
¿Y porque esta reprimenda nos llega hasta hoy?, a mi me parece que es porque nos es necesario comprender los tiempos que estamos viviendo, de este modo podemos percibir las intenciones de Dios, que, en cada tiempo, nos actualiza el misterio de Jesús con toda su eficacia de salvación.
Los signos de los tiempos en las palabras de Cristo
Conozcamos los signos de los tiempos en las palabras de Cristo. Entendamos todas las cosas de la vida a la luz de su palabra. Comenta San Agustín: “Reciba cada uno con prudencia las amonestaciones del preceptor para no desaprovechar el tiempo de la misericordia del Salvador, que se otorga en esta época de perdón para el género humano. Al hombre se le perdona para que se convierta y no haya nadie así a quien condenar. Ignoro si el fin del mundo encontrará a alguien de nosotros aquí. Quizá no. Pero el fin del mundo está cerca para cada uno de nosotros, puesto que somos mortales. Caminamos en medio de caídas... Oigamos al Señor y hagamos lo que nos manda” (Sermón 109,1-2).
Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con él en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y éste te ponga en la cárcel.
El Señor quiere que comprendamos que es tiempo de reconciliarnos lo más pronto posible con aquellos con los que no estamos en paz, porque, si nos dejamos estar, a ese  quien hemos ofendido nos va a demandar en nuestras conciencias y ante el Juez. Jesús quiere que salgamos salvos y que descubramos a tiempo que él es signo de este tiempo y que es signo de salvación, pero para que esto sea así, es necesario comprometernos con una vida reconciliada con todos, y que no hay mejor gozo del tiempo en que vivimos que hacerlo en de paz y en bondad con todos.
Es importante comprometerse en estos tiempos con Jesús, él con su generoso amor, actúa en medio de nosotros en todos los tiempos. El es el Dios con nosotros. Y nos llama, en este tiempo que nos ha sido dado para vivir en la tierra, a leer los signos de salvación y también los de perdición, ambos tan recurrentes hoy.
Jesús me invita a interpretar los signos de hoy y cotejarlos con la Palabra, dejando que esta última dé fruto en mí y en mi tiempo, porque, al ponerla en práctica, permito a Dios que obre más allá de mis posibilidades.
De Corazón
El Señor les Bendiga
Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

No hay comentarios: