Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

26 de septiembre de 2014

Una pregunta y una respuesta de la que va a depender todo lo que es nuestra vida y si la podemos llamar cristiana

Eclesiastés, 3, 1-11; 
Sal. 143; 
Lc. 9, 18-22
¿Quién es Jesús? Es la pregunta que a nosotros también se nos hace y que está en el fondo de lo que es nuestra vida cristiana. Jesús la hace a sus discípulos, preguntando primero por la opinión de la gente, pero luego preguntándoles directamente a ellos. Es la pregunta que esta mañana, de manera especial, nos está haciendo directamente a nosotros; no es tanto lo que la gente pueda pensar, sino lo que es nuestro pensamiento más profundo acerca de Jesús porque de la respuesta que nos demos estaremos definiendo de verdad lo que es nuestro ser cristiano.
También a nosotros se nos pueden crear confusiones en nuestra mente y en nuestro corazón y nos cueste definirnos bien en la respuesta a esa pregunta fundamental de nuestro ser cristiano. Le sucedía a la gente en los tiempos de Jesús, pero si miramos la historia son también las confusiones que se crean en muchas personas, como a tantos a nuestro alrededor, incluso entre nosotros los bautizados.
Los judíos vivían con la esperanza del Mesías prometido y repetidamente anunciado a través de toda la historia de la salvación. Los profetas habían alentado esa esperanza a través de su historia y el pueblo creyente que vivía en esa esperanza también algunas veces se hacía una idea no del todo clara de lo que había de ser el Mesías anunciado. Finalmente había aparecido cuando llegaba la plenitud de los tiempos el Bautista como el que venía ya a preparar de manera inminente la llegada del Mesías Salvador. Y allí estaba Jesús en medio de ellos.
Unos se entusiasmaban con sus palabras que hacían renacer la esperanza en su corazón o también por los signos que realizaba porque curaba a los enfermos y hasta resucitaba a los muertos, aunque no siempre hacían una lectura apropiada de los signos que realizaba Jesús de la llegada del Reino de Dios. Otros, sin embargo, como sabemos muy bien lo rechazaban; era la oposición de muchos fariseos, de los sacerdotes y de los escribas y de todos aquellos que se habían hecho una idea muy determinada de cómo había de ser el Mesías.
Ahora Jesús pregunta a los discípulos más cercanos, a aquellos que ya había escogido para constituirlos sus enviados, los apóstoles, primero sobre lo que la gente va diciendo de Jesús. ¿Lo tendrían ellos suficientemente claro? ¿estarían también con sus dudas en su interior? La respuesta aunque refleja la opinión de las gentes, era en cierto modo evasiva por parte de los apóstoles que no terminaban de definirse. ‘Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas’. La referencia es a personajes del pasado; pero Jesús no es un personaje del pasado que vuelve a la vida; ni siquiera podemos decir que es como uno de aquellos personajes del pasado, porque Jesús se está manifestando con una autoridad muy especial y muy distinta. Ya la gente lo había dicho,  ‘éste sí que habla con autoridad…’
Por eso Jesús sigue preguntando ahora de forma directa a los discípulos ‘y vosotros, ¿quién decís que soy yo?’ ¿Tendrán una respuesta certera que dar? ¿se quedarían callados sin saber que responder? Será Pedro el que se adelante: ‘El Mesías de Dios’. Así tajantemente, claramente, con rotundidad es la respuesta de Pedro. En los otros evangelistas se nos hará el comentario de lo que le dice Jesús que si ha sido capaz de dar esa respuesta es porque el Padre del cielo se lo ha revelado en el corazón. Pero ahora Jesús no quiere que digan a nadie que El es el Mesías.
¿Cómo sería nuestra respuesta? ¿se parecerá a la que dio Pedro? ¿confesaremos de verdad que Jesús es el Mesías, porque es nuestro Salvador, la única salvación de nuestra vida, porque es el Hijo de Dios? Pero, ojo, esta respuesta no la podemos dar como palabras aprendidas de memoria en el catecismo. 

Responder que Jesús es el Señor, porque es el Hijo de Dios y nuestro único Salvador, tiene que ser una respuesta que comprometa nuestra vida. Cuando confesamos que en El hemos encontrado la salvación entrañará que ya desde ahora vamos a vivir esa salvación; cuando confesamos que es el Señor, significará como toda nuestra vida tiene que girar siempre en torno a Jesús; cuando estamos profesando nuestra fe en Jesús estamos diciendo sí a su Buena Nueva de Salvación, a su Evangelio donde encontraremos para siempre todo el sentido y el valor de lo que hacemos y de lo que vivimos. Una respuesta que no podemos dar de cualquier manera si no implicamos toda nuestra vida en ella. De cómo respondamos dependerá de lo que va a ser nuestra vida cristiana. 
http://la-semilla-de-cada-dia.blogspot.com.es

No hay comentarios: