Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

17 de septiembre de 2014

Miércoles de la 24ª semana del Tiempo Ordinario

Miércoles de la 24ª semana del Tiempo Ordinario
1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
En aquel tiempo, dijo el Señor: - ¿A quién se parecen los hombres de esta generación? ¿A quién los compararemos? Se parecen a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros: «Tocamos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis».  Vino Juan el Bautista, que ni comía ni bebía, y dijisteis que tenía un demonio; viene el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: «Mirad qué comilón y qué borracho, amigo de recaudadores y pecadores». Sin embargo, los discípulos de la Sabiduría le han dado la razón. (Lucas 7,31-35).

1. Jesús, sorprendido por la resistencia de la gente a sus llamadas a la conversión, les dice que son como chiquillos caprichosos, tercos y obstinados, que no se ponen de acuerdo a la hora de jugar. Unos quieren jugar a la fiesta de bodas y bailar, mientras los otros prefieren jugar a un funeral, llorando y lamentándose. Así son “los de esta generación”, dice Jesús. A Juan el Bautista no lo escucharon, porque decían que era muy austero y duro, y parecía un endemoniado; y a él –a Jesús- que se comporta como una persona normal y participa en banquetes y fiestas, le acusan de “comilón y borracho, amigo de recaudadores y pecadores”,  y no acogen la Buena Nueva que predica, porque les parece poco austero y poco santo. Todo, menos reconocer que lo que les impide abrirse a la salvación de Dios es su yo engreído, que les hace creerse buenos y poseedores de la verdad religiosa. Sólo “los discípulos de la Sabiduría”, es decir, la gente sencilla, los publicanos y prostitutas, a los que todos condenaban, escucharon a Juan y escuchan a Jesús. Nosotros ¿entre quiénes estamos: entre los orgullosos jefes judíos o entre los “discípulos de la Sabiduría” que sienten necesidad de salvación y acogen la Buena Nueva de Jesús?

2. Tanto Juan como Jesús denunciaban los pecados y llamaban a la conversión del corazón. Este mensaje molestaba a los de aquella generación, y buscaban razones para justificar su no-acogida de la Buena Nueva. A Juan no lo escucharon, porque era demasiado austero y poco sociable y, además, andaba amenazando con el juicio de Dios, y a Jesús lo rechazan, porque trata con todos, y es demasiado tolerante con los pecadores y marginados. Bien. Esta palabra nos previene del peligro de caer en lo mismo que aquéllos: resistirnos tercamente a las llamadas que el Señor nos hace a la conversión y al cambio, refugiándonos en falsos pretextos. Yo, Señor, cuando me resisto a escuchar tus llamadas a cambiar, a orar más, a perdonar, a servir, a ser más solidario… ¿qué razones o pretextos me doy?  Y lo mismo, cuando critico o rechazo la vida más entregada y las opiniones o consejos de algunos hermanos. En un caso y en otro suelo darme muchas razones, pero ¿son las verdaderas? En realidad, ¿no andan por en medio mi egoísmo, mi comodidad, mi tibieza espiritual, mi orgullo y soberbia, mi miedo a complicarme la vida?… Señor, que deje de engañarme. Y que escuche tus llamadas, sin cobardías ni miedos.

3. En el evangelio de hoy se adivina la frustración y el dolor de Jesús ante la dura cerviz de aquella gente. Se niegan a creer en él y en su  mensaje, y no quieren reconocerlo como el Enviado de Dios. Y todo, porque no era como ellos pensaban que de-bía ser el Mesías: No condenaba ni despreciaba a los publicanos y pecadores, sino que los acogía y frecuentaba su trato y los defendía.  Hoy, Señor, por una parte, siento pena y te pido perdón por la tristeza que muchas veces te ha producido y aún te produce mi resistencia a tus llamadas. Pero por otra, siento que mi corazón se llena de gozo y de gratitud, precisamente porque no eres como los fariseos de tu tiempo te esperaban, ni como algunos “fariseos” de hoy te quieren, sino que eres “amigo de pecadores” y no rehúyes la compañía de los que somos débiles y estamos empecatados.

3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.
17/09/2014

No hay comentarios: