Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

5 de septiembre de 2014

Lucas 5, 33-39 “Vendrá un día en que les quiten el esposo y entonces si ayunarán“

Evangelio según san Lucas: 5, 33-39
Ellos (los fariseos y los maestros de la Ley) le dijeron también: “Los discípulos de Juan ayunan a menudo y hacen oraciones, lo mismo que los discípulos de los fariseos, y los tuyos ¿por qué comen y beben?” Jesús les respondió: “¿Pueden ustedes obligar a los compañeros del novio a que ayunen mientras el novio está con ellos? Llegará el momento en que el novio les será quitado, entonces ayunarán”. Y les dijo además esta comparación: “Nadie saca un pedazo de un vestido nuevo para remendar uno viejo. Nadie echa tampoco vino nuevo en vasijas viejas; porque, de lo contrario, el vino nuevo romperá las vasijas y así se derramará el vino y se perderán las vasijas. El vino nuevo hay que ponerlo en vasijas nuevas. Y nadie, después de haber bebido vino añejo, quiere del nuevo, porque dice: es mejor que el añejo”.

Hace poco, tuve una discusión interesante con una persona amiga. Me decía que ya era hora de modernizar los métodos de catequesis, empezando por el lenguaje bíblico. “¿Qué sentido tiene para los niños y jóvenes de hoy, que han crecido frente a una pantalla y manipulan diestramente botones de acceso a mundos de maravillas, que se les hable de pastores y corderos? La iglesia está totalmente pasada de actualidad”. Le argumenté que el lenguaje del Nuevo Testamento pertenecía a una época y una cultura determinada. Que a fuerza de escucharlo en misas dominicales, esas imágenes se han convertido en metáforas muy corrientes y familiares, tanto en el lenguaje hablado como el escrito. Para nuestra generación tal vez lo sean, me replicó. Pero no nos engañemos. A los más jóvenes nada les dicen. Incluso nosotros, que conocimos el Antiguo Testamento a través de los libros de “Historia Sagrada”, ¿somos capaces de distinguir entre un relato simbólico, uno pedagógico o uno histórico? ¿En qué está, dijo finalmente, el diálogo entre la ciencia y la fe?

Me avergonzó reconocer que en materia de ciencia y fe apenas conozco un Power Point llamado “Un Viaje Extraordinario” que te transporta fuera del planeta en imágenes aumentadas para llegar a contemplar, desde los confines del universo, tu propia pequeñez perdida en un mar de galaxias; y que, luego, te hace  desandar el camino para introducirte en el interior de átomos y partículas, en el terreno conjetural de lo infinitamente pequeño. Es válido contemplar a Dios viajando con la física cuántica, una disciplina científica que sigue siendo un misterio para nosotros, comunes mortales. Para nuestro limitado intelecto resultaba más accesible  la tesis desarrollada en un libro precursor de los actuales best seller titulado  “La Biblia tenía razón”; en él se explica que los relatos bíblicos más conocidos sobre hechos extraordinarios, desde el Diluvio Universal hasta el cruce del Mar Rojo, habían sido causados por  cataclismos terrestres que alguna vez sucedieron y nos fueron transmitidos por Dios a través de las intuiciones de nuestros ancestros, de la cultura o, incluso, del código genético.

¿Adónde quería llegar antes de ponerme a divagar en torno a la simbología del lenguaje bíblico? En este caso Jesús opta por liberar la religión de leyes y rituales vaciados de sentido, que coarten una vivencia sana y libre de amistad  entre amigos. Y la novedad de su mensaje se expresa con  imágenes sencillas y entrañables, como la de no remendar ropa vieja con prendas nuevas, doméstica tarea que hoy parece de otra galaxia y podría convertirse en la frase más misteriosa de todo este trozo del Evangelio en esta era de lo desechable. También usa otra imagen muy propia de una cultura mediterránea, la de colocar el vino nuevo en vasijas nuevas para evitar que el mosto, al fermentar, rompa las viejas y gastadas. Metáfora ésta que viene a cuento cada vez que se trata de poner al día algún método de evangelización, renovando no sólo el contenido sino el envase – hoy se habla de soporte – donde podemos estar cayendo ya no en misterioso mundo de la ciencia sino en el más accesible de la tecnología. Que la informática ayude a transmitir el mensaje es lo que intentan hacer sus humildes servidores, entregando en su propia pantalla, sea de ordenador, de Blackberry, de iPhone o lo que fuere, un mensaje renovado, ya sea en su profundidad teológica, en el enfoque crítico, en la liviandad o la cercanía con que ha sido hecha la reflexión, según el estilo o el ánimo de cada persona.

María Marta Raggio

No hay comentarios: