Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

30 de septiembre de 2014

la Palabra de Dios diaria: Martes de la 26ª Semana del Tiempo Ordinario



Santos: Jerónimo, Doctor de la Iglesia; Antonino de Piacenza, mártir. Beato Federico Albert, fundador. Memoria (Blanco)

NIÑA PONTE EN PIE
Jb 3,1-3.11.16.12.15.17. 20-23; Lc 8,51-56
El sufrimiento del inocente es el tema fundamental del libro de Job. El personaje literario es el símbolo de todos los creyentes que han vivido fielmente convencidos de la bondad de Dios y que no obstante, han sufrido maltratos y vejaciones sin haber encontrado una respuesta a sus quejas y sufrimientos. Por esa razón, Job protesta, maldice la vida y ansía morirse. El sufrimiento no tiene explicación razonable, es una experiencia desgarradora. El ser humano no es omnipotente y se enfrenta con situaciones límite que no puede superar. En ese momento su espíritu se quiebra como nos refiere la queja amarga de Job: ¡Muera el día en que nací! Ante la desgarradora situación del sufrimiento nos queda una esperanza. Jesús entregó su vida al servicio de los enfermos y necesitados. El dolor del jefe de la sinagoga no lo dejaba indiferente, por eso acudió a su casa, se solidarizó hasta el límite con su dolor y le devolvió sana y salva a su hija.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Sal 1, 2-3)
Dichoso el hombre que medita la ley del Señor, de día y de noche; dará fruto a su tiempo.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que diste a san Jerónimo, presbítero, un suave y vivo afecto por la Sagrada Escritura, concede que tu pueblo se alimente de tu palabra con mayor abundancia y encuentre en ella la fuente de su vida. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA
¿Para qué dar la luz de la vida a un miserable?

Del libro de Job: 3, 1-3. 11. 16. 12-15. 17. 20-23
Job abrió sus labios y maldijo el día de su nacimiento, diciendo: "¡Maldito el día en que nací, la noche en que se dijo: 'Ha sido concebido un varón'! ¿Por qué no morí en el seno de mi madre? ¿Por qué no perecí al salir de sus entrañas o no fui como un aborto que se entierra, una criatura que no llegó a ver la luz? ¿Por qué me recibió un regazo y unos pechos me amamantaron?
Ahora dormiría tranquilo y descansaría en paz, con los reyes de la tierra, que se construyen mausoleos, o con los nobles, que amontonan oro y plata en sus palacios. Allí ya no perturban los malvados y forzosamente reposan los inquietos.
¿Para qué dieron la luz de la vida a un miserable, aquel que la pasa en amargura; al que ansía la muerte, que no llega, y la busca como un tesoro escondido; al que se alegraría ante la tumba y gozaría al recibir la sepultura; al hombre que no encuentra su camino, porque Dios le ha cerrado las salidas?" 
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.


Comentario:
Job abrió la boca y maldijo su día: «¡Perezcan el día en que nací, y la noche que declaró: "Un varón ha sido concebido!" ¿Por qué no morí en el seno materno?»

Después de la primera aceptación del sufrimiento... cuya admirable expresión leímos ayer... he ahí, ahora, el grito de dolor y de rebeldía:

Job es aquí el eco, en todas las lenguas, de todos los hombres del mundo que sufren mucho y dicen: ¿para qué vivir? ¿por qué he nacido? Desea la muerte.

Notemos, sin embargo, que Job no formula directamente ninguna maldición contra Dios; en términos patéticos, maldice el día de su nacimiento.

¿Sé yo escuchar las quejas y lamentos de los hombres muy probados? ¿Sé llevar a la oración mis propias pruebas? A Dios, no le asombran nuestros gritos. Los gritos de Job, como los de tantos salmos, forman parte de la Biblia, libro sagrado; son palabras divinas a través de expresiones humanas. "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?"

-En la muerte descansan los exhaustos. ¿Para qué dar la luz a un desdichado, la vida a los que están amargados, a los que ansían la muerte que no llega y la buscan con avidez más que un tesoro?

«Buscar con avidez la muerte, como se busca un tesoro.» «La muerte, en la que descansan los exhaustos.»

No hay que juzgar esas palabras de Job. Por doquier en nuestro planeta, en este momento multitudes humanas están gimiendo con quejas equivalentes. Sufrimiento de los incurables, de los que sufren larga enfermedad, de los hambrientos, de los abandonados...

Señor, escucha este inmenso gemido que sube de la tierra y prolonga el lamento de Jesús en agonía «hasta el fin del mundo». Señor, que este sufrimiento, unido al de Cristo, sea un sufrimiento redentor: que germine con este amor que a veces surge de un corazón anonadado.

Y... haz Señor, que muchos hombres se pongan generosamente al servicio de toda esa humanidad sufriente, para curar, consolar y amar: que el amor germine y crezca para con todos los afligidos.

-¿Por qué dar vida a un hombre que ve cerrado su camino y a quien Dios tiene cercado?
El libro de Job es el libro de los «¿por qué?».

La pregunta dirigida a Dios: ¿por qué razón existe la desgracia? Pero es también la pregunta que el hombre se plantea a sí mismo.

Interrogar es propio del hombre reflexivo: el simple hecho que un "por qué" se deslice en el núcleo de la rebeldía es suficiente para probar que la existencia no se reduce al mal. Si el hombre plantea "preguntas", muestra que es capaz de tomar perspectiva... que imagina que podría ser de otro modo... muestra que hay en él el dinamismo de la vida y de la felicidad.

De otra parte, si el hombre "pregunta" a Dios, aunque sea con dureza, es porque reconoce su Existencia. Si Dios no existiera, no cabría hacerle pregunta alguna... nadie pregunta a la nada. Con la nada por delante los "por qué" no estarían tan sólo "sin respuesta" sino que no tendrían tampoco objeto.

Jesucristo es la única respuesta de Dios a todos esos "por qué".

NOEL QUESSON

PALABRA DE DIOS PARA CADA DIA 4
PRIMERAS LECTURAS PARA EL TIEMPO ORDINARIO
DE LOS AÑOS PARES
EDIT. CLARET/BARCELONA 1984.Pág. 310 s.
  
Del salmo 87 R/. Señor, presta oído a mi clamor.
Señor, Dios mío, de día te pido auxilio, de noche grito en tu presencia. Que llegue hasta ti mi súplica, presta oído a mi clamor. R/.
Porque mi alma está llena de desdichas y mi vida está al borde del abismo; ya me cuentan entre los que bajan a la tumba, soy como un inválido. R/.
Tengo ya mi lugar entre los muertos, igual que los cadáveres que yacen en las tumbas, de los cuales, Señor, ya no te acuerdas, porque fueron arrancados de tu mano. R/.
Me has colocado en el fondo de la tumba, en las tinieblas del abismo. Tu cólera pesa sobre mí, y estrellas contra mí todas tus olas. R/.


ACLAMACIÓN (Mc 10, 45) R/. Aleluya, aleluya.
El Hijo del hombre vino a servir y a dar su vida por la redención de todos. R/.

Jesús tomó la firme determinación de ir a Jerusalén.

Del santo Evangelio según san Lucas: 9, 51-56
Cuando ya se acercaba el tiempo en que tenía que salir de este mundo, Jesús tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén. Envió mensajeros por delante y ellos fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque supieron que iba a Jerusalén. Ante esta negativa, sus discípulos Santiago y Juan le dijeron: "Señor, ¿quieres que hagamos bajar fuego del cielo para que acabe con ellos?" Pero Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió. Después se fueron a otra aldea.
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


Comentario:
Jesús nos enseña que el más grande en el Reino de los cielos es aquel que se hace como niño. 
Y es que Dios ama la sencillez. Él mismo se hizo niño. Así reina Dios. 

Se hace pequeño por nosotros para estar a nuestro alcance y pedirnos nuestro amor. Dios nos enseña así, a amar a los niños, a los pequeños, a los débiles. Nos invita a poner los ojos en los niños que sufren,  en los niños que viven en miseria, en los niños que teniéndolo todo carecen de amor.

El Dios que se ha hecho pequeño nos interpela e invita a aprender a vivir como Él, a practicar 
la humildad. Nos invita a ser ¡como niños! 

Pensemos que los niños se refugian en sus padres, solicitan su ayuda y asistencia, se dejan corregir y, además, tienen un corazón puro e inocente, sin maldad en la mente y corazón…

Así hemos de conducirnos con Dios, hemos de acudir a Él como a un Padre, pedirle su auxilio, pedirle que nos enseñe a ser hijos suyos, hemos de dejarnos educar por Él, evitando toda tendencia hacia el mal y purificando la mente y el corazón, a través de la comunión diaria con el Espíritu Santo.

Recordemos con frecuencia el Amor de Dios. 

(regnumcristi.org)

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Concédenos, Señor, que, meditando tu palabra, a ejemplo de san Jerónimo, te ofrezcamos con mayor fervor el sacrificio de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Cfr. Jr 15, 16)
Siempre que oí tus palabras, Señor, las acepté con gusto; tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que los sagrados dones que acabamos de recibir en la celebración gozosa de san Jerónimo, inflamen los corazones de tus fieles, para que, atentos a la enseñanza de la Sagrada Escritura, conozcamos lo que debemos seguir y, siguiéndolo, lleguemos a la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

No hay comentarios: