Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

23 de abril de 2017

Meditación diaria para hoy Abril 23, 2017

Meditación: Juan 20, 19-31


Cuando Jesús resucitado se les apareció a los apóstoles, Tomás no estaba presente. Cuando los demás le contaron lo sucedido, él no pudo aceptarlo. Habían estado juntos por tres años, pero él dudó.
En el Evangelio según San Juan vemos varias expresiones con las que se honra a Jesús, como cuando le dijeron que era un gran profeta, un maestro, el Cristo, el Hijo de Dios. Pero fue el apóstol Tomás —a quien siempre se le ha llamado el “incrédulo”— el que primero proclamó que Jesús era “Señor mío y Dios mío” (Juan 20, 28). Como lo dijo el especialista en la Biblia, el padre Raymond Brown, Tomás hizo “la más completa afirmación de la naturaleza de Cristo que se encuentre en los labios de alguien en todo el Evangelio.”

¡Señor mío y Dios mío! Cada uno de los milagros que Jesús realizó, ya sea la curación del paralítico que bajaron a través del techo, la curación del ciego Bartimeo o la resucitación de Lázaro, apunta a estas cinco palabras. Cada enseñanza de Jesús, el Sermón de la Montaña, la parábola del hijo pródigo o la regla de oro, apunta a estas cinco palabras. Cada revelación de la misericordia y el amor de Dios señaló quién era Jesús y cómo él quiere que lo veamos.

Este relato sobre Tomás condensa la historia de todo creyente en la historia de la Iglesia. Tomás nos representa cuando alguno de nosotros dice: “Me resulta difícil de creer.” Pero, así como Jesús reanimó la fe de Tomás, también quiere reanimar nuestra fe cada vez que nos vemos atrapados en la duda. Jesús quiere que todos seamos como Tomás, es decir, una gente que supera sus dudas muy humanas y muy naturales. El Señor quiere ayudarnos a que cada uno de nosotros digamos: “Jesús, tú eres mi Señor y mi Dios.”

Así pues, hermano, hoy y a lo largo de toda la semana proclama estas cinco hermosas palabras, y observa cómo la gracia de Cristo te ayudará a creer aún más.

“Amado Jesús, hoy y siempre quiero proclamar con toda mi fe y mi fuerza que tú eres Señor mío y Dios mío.”

Hechos 2, 42-47
Salmo 118(117), 2-4. 13-15. 22-24
1 Pedro 1, 3-9

No hay comentarios: