Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

2 de octubre de 2014

La Palabra de Dios diaria: Jueves de la 26ª Semana del Tiempo Ordinario.


Santos Ángeles Custodios

Santos: Tomás de Hereford, obispo. Beato Juan Beyzym, presbítero. Memoria (Blanco)

YO SÉ QUE ESTÁ VIVO MI VENGADOR
Jb 19,21-27: Lc 10,1-12
Cada uno de estos pasajes refiere anuncios esperanzadores por boca de sus protagonistas. De un lado encontramos al Señor Jesús que envía a los discípulos con el encargo de anunciar la inminente llegada del Reino de Dios. Los oyentes de los misioneros galileos podían acoger o rechazar el mensaje a partir de la lectura que hicieran de las señales anunciadas y cumplidas por Jesús y los suyos. Por su parte en el libro de Job, el hombre enfermo y golpeado por toda clase de sinsabores, ratifica con enorme decisión su profunda esperanza. La declaración de Job es tan enfática que prefiero transcribir sus palabras con toda precisión: "después que me arranquen la piel, ya sin carne, veré a Dios; yo mismo lo veré, y no otro, mis propios ojos lo verán". Esa esperanza es el aliento vital que hace sobrevivir a las personas cuando están al límite de sus fuerzas. Para Job, esa esperanza tiene como referente a Dios.

ANTÍFONA DE ENTRADA
Francisco, el hombre de Dios, dejó su casa, abandonó su herencia y se hizo pobre y desvalido; pero el Señor se hizo cargo de él.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que otorgaste a san Francisco de Asís la gracia de seguir gozosamente a Cristo en una vida de pobreza y humildad, haz que, a ejemplo suyo, nuestra preocupación esencial en esta tierra sea la de amar y seguir a tu Hijo, Jesucristo, que vive y reina contigo...

LITURGIA DE LA PALABRA
Yo sé que mi defensor vive.

Del libro de Job: 19, 21-27

Job tomó la palabra y dijo: "Tengan compasión de mí, amigos míos, tengan compasión de mí, pues me ha herido la mano del Señor ¿Por qué se ensañan contra mí, como lo hace Dios, y no se cansan de escarnecerme? Ojalá que mis palabras se escribieran; ojalá que se grabaran en láminas de bronce o con punzón de hierro se esculpieran en la roca para siempre. Yo sé bien que mi defensor está vivo y que al final se levantará a favor del humillado; de nuevo me revestiré de mi piel y con mi carne veré a mi Dios; yo mismo lo veré y no otro, mis propios ojos lo contemplarán. Ésta es la firme esperanza que tengo".

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.


Comentario:
 El Remedio, Peor que la Enfermedad

La historia de Job va sucediendo ante nuestros ojos durante la liturgia de la palabra de estos días, en la primera lectura. El episodio de hoy le podríamos dar por título: "Un Remedio peor que la Enfermedad."

La historia es que Job está padeciendo toda clase de dolores y sufrimientos en su propia carne, su familia y sus bienes. Incluso su propia esposa le abandona emocionalmente en medio de la pena después de hacer ironía de la fe de Job. Llevado al límite de su resistencia, este decide buscar una explicación y encararse con Dios mismo. Su único consuelo y remedio parecen ser sus amigos, pero la manera de consolar que ellos traen resulta inútil y dolorosa: lo único que quieren es demostrarle a Job que su dolor es "justo" y que es la consecuencia de algún pecado de él. Entonces Job se rebela contra ellos y no acepta semejantes cargos.

Hay varias cosas que podemos aprender de este cuadro. Primero, que no es tan fácil consolar o aliviar el dolor, sobre todo cuando es dolor extremo. Muy fácilmente caemos en la tentación de encuadrarlo todo en un esquema de razones que pueden tener algo de validez pero que no van a aliviar el momento trágico que vive el afectado.

En segundo lugar, aprendamos del mismo Job en su tormento: más allá de sus amigos, él busca un encuentro con Dios mismo. Tal vez su actitud nos parezca altanera o poco sumisa (en contra de la imagen tradicional que hay de este santo hombre). En cualquier caso, él se centra en Dios y el desarrollo del libro mostrará que esa es la única estrategia que realmente puede conseguir algo.

Del salmo 26 R/. No me abandones, Dios mío.

Oye, Señor, mi voz y mis clamores y tenme compasión; el corazón me dice que te busque y buscándote estoy. R/.

No rechaces con cólera a tu siervo, tú eres mi único auxilio; no me abandones ni me dejes solo, Dios y salvador mío. R/.

La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortaleza y en el Señor confía. R/.


ACLAMACIÓN (Mc 1, 15) R/. Aleluya, aleluya.
El Reino de Dios ya está cerca, dice el Señor. Conviértanse y crean en el Evangelio. R/.

Su deseo de paz se cumplirá.

Del santo Evangelio según san Lucas: 10, 1-12

En aquel tiempo, designó el Señor a otros setenta y dos discípulos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir, y les dijo: "La cosecha es mucha y los trabajadores pocos. Rueguen, por lo tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos. Pónganse en camino; los envío como corderos en medio de lobos. No lleven ni dinero, ni morral, ni sandalias y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Cuando entren en una casa, digan: 'Que la paz reine en esta casa'. Y si allí hay gente amante de la paz, el deseo de paz de ustedes se cumplirá; si no, no se cumplirá. Quédense en esa casa. Coman y beban de lo que tengan, porque el trabajador tiene derecho a su salario. No anden de casa en casa. En cualquier ciudad donde entren y los reciban, coman lo que les den. Curen a los enfermos que haya y díganles: 'Ya se acerca a ustedes el Reino de Dios'.

Pero si entran en una ciudad y no los reciben, salgan por las calles y digan: 'Hasta el polvo de esta ciudad que se nos ha pegado a los pies nos lo sacudimos, en señal de protesta contra ustedes. De todos modos, sepan que el Reino de Dios está cerca'. Yo les digo que en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad". 

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Comentario:
Consignas para Misioneros

En el evangelio de hoy vemos a Cristo enviando en misión a sus discípulos. Las consignas básicas podrían condensarse en las palabras: pobreza, agilidad, y anuncio del Reino de Dios. Las tres cosas van íntimamente relacionadas: el desprendimiento da agilidad, la agilidad facilita que se esparza el anuncio, el anuncio proclama riquezas que aventajan a las de esta tierra.

Destaquemos que estos discípulos irán "como corderos en medio de lobos," según la expresión de Jesús. ¿Qué les quería decir él con esto? Varias interpretaciones se han propuesto: (1) Que sepan que no pueden fiarse de quienes les escuchan sino que toda su fortaleza viene de quien les envía. (2) Que, aunque vean que suceden prodigios por medio suyo, jamás han de considerarse demasiado fuertes. (3) Que entiendan que su mensaje no es el único mensaje, pues así como ellos quieren ganar gente para la causa del Reino de Dios, muchos de los que se van a encontrar querrán ganarlos a ellos para el reino de las tinieblas: es la lucha de dos mensajes o anuncios que no pueden coexistir y que se devoran el uno al otro.

Cristo considera el evento del rechazo a los predicadores. Lo ve sin dramatismo para ellos pero con gran seriedad frente a lo que está implicado. Pienso que aquí hay una lección para los que estamos involucrados en la evangelización. La idea es no enredarnos demasiado por los fracasos, aunque sin trivializar la trascendencia del mensaje que hemos sido llamados a predicar.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Acepta, Señor, nuestros dones y prepáranos a celebrar el memorial de la pasión de tu Hijo, que tan honda huella dejó en el alma y en el cuerpo de san Francisco. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 5, 3)
Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Señor, que esta sagrada comunión nos haga amar profundamente a Cristo y a los hombres para que, a ejemplo de san Francisco de Asís, procuremos sin cesar el bien de nuestros hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

No hay comentarios: