Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

3 de octubre de 2014

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 10, 13-16

" En aquel tiempo, Jesús dijo: “¡Ay de ti, ciudad de Corozaín! ¡Ay de ti, ciudad de Betsaida!  (Lc 10, 13-16)
Jesús comenzó a recriminar a aquellas ciudades donde había realizado más milagros, Ante la actitud hostil de los fariseos, ahora Jesús, asocia otra actitud semejante de algunas ciudades en las que él predicó. Jesús increpa a las ciudades de Corozaín, Betsaida y Cafarnaúm porque en ellas había hecho muchos milagros, y, sin embargo, no se habían convertido a El. Estas son ciudades que están en Galilea, junto al mar de Galilea o lago de Genezaret, Tiro y Sidón, están más hacia el nororiente, lo que hoy es el Líbano.
Dice Jesús: "¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Se lamentaba el Señor de que estas ciudades no hiciesen penitencia después de tantos milagros y predicaciones, y que fuesen peores que los gentiles que sólo violaron la ley natural; porque, después de haber despreciado la ley escrita, no temieron despreciar también al Hijo de Dios y su gloria. Es así como prosigue: Porque si los milagros realizados entre ustedes se hubieran hecho en Tiro y en Sidón, hace tiempo que se habrían convertido, poniéndose cilicio y cubriéndose con ceniza. Cilicio es un tejido burdo hecho generalmente de pelo de cabra. Se llevaba en señal de duelo, de aflicción y usado con frecuencia, si no habitualmente, por los profetas (Is. 20:2; Ap. 11:3) y por los cautivos (1 R. 20:31; cp. Is. 3:24). Es un cinturón o faja de cerdas que se usa ceñido al cuerpo como penitencia o como sacrificio. La ceniza suele ir unida al polvo y al fango, indicando siempre una situación penosa y triste (Jb. 30:19; 42:6).
La doctrina que tantas veces había enseñado allí Jesús, rubricada con milagros, les hacía ver que El era el Mesías. Pero no respondieron a esta misión privilegiada que les dispensó; no cambiaron su modo de ser, su judaísmo rabínico y alega: porque no se habían convertido.
Pero Jesús va a decir que la culpabilidad la tuvieron ellos, y lo hace al compararlas con las antiguas ciudades consideradas malditas, estas son Tiro, Sidón y Sodoma. Sucede que estas no fueron escenario de la predicación de Jesús. Más El les dice, hipotéticamente, que si en ellas se hubieran hecho los “milagros” que se hicieron en Corozaín, Cafarnaúm y Betsaida, aquéllas hubieran cambiado su modo de ser, llorando, amargamente, su pasado poniéndose cilicio y cubriéndose con ceniza. Esta era la costumbre que se usaba en los días de penitencia y gran ayuno (Jn 3:5-8; Jer 6:26). Las ciudades, clásicamente malas, no tuvieron la Luz como la tuvieron éstas.
En Sayal, como ya se ha dicho, es tejido de pelo de cabra, significa además la áspera memoria del pecado que punza; y cubrirse en ceniza, representa la consideración de la muerte (por la que nos reducimos a polvo); además significa la humildad de la conciencia.
Así es, como hoy vemos realizada la profecía del Señor, porque Corozaín y Betsaida no creyeron en El, aún cuando estuvo presente; mientras que Tiro y Sidón, aliadas de David y de Salomón en otros tiempos (1Re 5), después creyeron a los discípulos de Jesús, y ellos las evangelizaron.
Se lee en una homilía de San Juan Crisóstomo; “Deplora el Señor estas ciudades para nuestro ejemplo, porque la efusión de lágrimas y los gemidos tristes sobre los que padecen insensibilidad de dolor, no es pequeño antídoto para la corrección de los pacientes y para el consuelo de los que lloran sobre ellos”.
Jesús, no sólo los invita a obrar bien por medio del llanto, sino también por el terror. Por lo que luego les dice: Yo les aseguro que, en el día del Juicio, Tiro y Sidón serán tratadas menos rigurosamente que ustedes. También nosotros debemos oír esto, porque el juicio más riguroso no será sólo para aquellas ciudades, sino también para nosotros, si no recibimos a los huéspedes que vienen a nosotros, a esos apóstoles a quienes manda también que sacudan el polvo en este caso.
Además, como el Señor había hecho muchos milagros en Cafarnaúm y lo habían tenido como habitante, parecía elevada sobre las demás ciudades; pero por su incredulidad cayó en las ruinas. Por esto sigue: Y tú, Cafarnaúm, ¿acaso crees que serás elevada hasta el cielo? No, serás precipitada hasta el infierno. Esto es, para que tu castigo sea proporcionado a su elevación.”
Si se acusa especialmente a Cafarnaúm, es porque fue la patria adoptiva de Jesús Allí moró con cierta permanencia, allí hizo más milagros, allí hubo más luz. La fórmula ¿acaso crees que serás elevada hasta el cielo? es el modo con el que se expresa el orgullo o el tiempo de prosperidad de una ciudad o un pueblo (Is 14:13). Sin embargo, como la respuesta fue el desprecio a su Mesías, entonces el castigo se expresa con la forma tradicional: serás precipitada hasta el infierno, será su humillación por castigo (Is 14:15) 23. Será sumergida hasta el infierno porque se resististe soberbiamente a su predilección, será castigada con mayores suplicios, porque tampoco quiso creer. Y para que no se creyese que esta condena sólo se dirigía a las ciudades o personas que le habían visto y le despreciaron, la hace extensiva a todos los que hoy desprecian también la doctrina del Evangelio, así es como el Señor dijo a sus apóstoles: El que los escucha a ustedes me escucha a mí;
San Cirilo, comenta; “Por medio de esto, Jesús, nos enseña que todo lo que nos dicen los apóstoles debe aceptarse, porque quien los oye, a Cristo oye”. Inevitable castigo amenaza, pues, a los herejes, que menosprecian las predicaciones de los apóstoles; y por ello sigue: el que los rechaza a ustedes me rechaza a mí;
A saber, que para que se comprenda que, oyendo o despreciando la predicación del Evangelio, no se oye o desprecia a unas personas cualesquiera, sino al mismo Señor Jesús, al mismo Padre, por eso Jesús dice que: el que me rechaza, rechaza a aquel que me envió. Porque en el discípulo se oye al Maestro y en el Hijo se honra al Padre.
El Señor les Bendiga

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

No hay comentarios: