Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO
Gracias a todos los que, poquito a poquito vais volviendo a visitarnos.

Dios os bendiga a todos.

15 de febrero de 2013

Reflexión: Mt 9,14-15

Jesús pone en orden y en perspectiva las cosas. Él es el Hijo de Dios Padre, Él es nuestro Salvador…de Él se habla en las escrituras, a Él anunciaron los profetas y ha llegado su hora…está aquí. ¡Es el novio! ¿Vamos a estar tristes?
Hay un momento para todo. Pero es absurdo ponerse triste, ayunar, mientras es tiempo de celebración. Hagamos ayuno cuando Él no esté, cuando nos falte, pero no mientras lo tenemos.

Como en otros momentos, Jesús hace notar el momento especial que están viviendo y sobre todo lo que pasará. Pero como siempre, los discípulos se ciegan. No quieren ver la parte de dolor y sufrimiento que pronto llegará, en la que morirá, aunque es verdad, resucitará.
Es el Señor permisivo o demasiado tolerante. Para nada. Es sólo que hay que saber cuándo estar tristes y cuando estar alegres. Y la gran tristeza debía ser no tenerlo, como la gran alegría estar con Él. ¿Entendemos así la vida? ¿Qué lugar ocupa Jesús en ella? ¿Es así de sencilla nuestra piedad? ¿O es que hay otros factores que tomamos en cuenta? ¿Son realmente importantes? ¿Es la tradición, la ley, la costumbre? ¿Qué es lo que importa?
¿Si sólo fuera Jesús, y estamos con Él, qué más puede importar? A veces nos enredamos demasiado y hacemos complejo lo que debía ser sencillo y claro.
Oremos:
Señor, danos la alegría de vivir con el Señor en nosotros. Que sea toda nuestra alegría…que nada más que el nos llene, que nada nos falte, si lo tenemos a Él.
Quita de nuestra mente y corazón todas esas innumerables razones para ser felices o para ser tristes. Son muchas excusas…muchas distorsiones. Quien te tiene a ti, lo tiene todo. ¡Que así sea!
Que no andemos buscando razones para perder la esperanza.
Que sepamos irradiarte, alegrar a los demás, contagiar, porque te tenemos a ti. Que No nos dejemos arrastrar por los pesimistas, por los tremendistas, mientras estés con nosotros, que sólo ello nos baste.
Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.
(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)
http://www.aqplink.com