Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 24 de Marzo del 2023, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todo habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

CAMINATA DE LA ENCARNACIÓN

23 de febrero de 2024

NO NOS ACOSTUMBREMOS A ESCUCHAR EL EVANGELIO PARA NO HACERLE PERDER SU SABOR Y SU NOVEDAD SALVADORA PARA CADA DÍA Y SITUACIÓN DE MI VIDA

 



Ezequiel 18,21-28;

 Sal 129;

Mateo 5,20-26

 

Qué malo es acostumbrarse a las cosas. Le hacemos perder sabor a la vida. Como la comida que repetimos una y otra vez, que un día nos causó un una enorme satisfacción, pero que al comerla todos los días al final le perdemos el sabor, ya no la saboreamos. Cuando no somos capaces de saborear las cosas que nos suceden con la novedad de que cada día son como  nuevas y distintas les perdemos el gusto. Por eso nos vienen las rutinas, caemos en una vida amorfa que nos puede hacer perder el sentido de lo que hacemos, aunque sea muy bueno lo que estamos haciendo. Es difícil aprender a ese saborear como nuevo lo que es la vida de cada día, pero no es necesario.

 

Lo tenemos que hacer con la vida que cada día vivimos para vivir cada momento como único y eso tendría que ser siempre el evangelio para nosotros. Si no es una buena noticia cada día en nuestra vida, o cada vez que nos acerquemos a él, yo diría que tendríamos que cambiarle el nombre; el evangelio significa buena noticia, y las noticias son noticia cuando son novedad para nosotros cuando se nos comunican porque si es cosa que ya sabemos no son noticia; y además es ‘buena’ noticia, algo no solo novedoso sino bueno que llega a nuestra vida.

 

Pero nos acostumbramos al evangelio y entonces ya parece que no nos dice nada. Por eso hemos de oírlo y escucharlo con los ojos y los oídos del alma bien abiertos. Para descubrir su novedad salvadora para nosotros; para que sea en verdad gracia en nuestra vida; para que asombrándonos cada día ante el evangelio podamos en verdad transformar nuestras vidas.

 

Nos puede suceder con el evangelio que hoy escuchamos con la liturgia en este camino cuaresmal que estamos  haciendo. Nos habla de amor, de reconciliación y de perdón y nos decimos en una apresurada escucha que ya todo eso nos lo sabemos. ¿Por qué no nos detenemos un poquito y nos ponemos a leerlo o a escucharlo despacio?

 

Seguramente en una segunda lectura más pausada comenzaremos a fijarnos en detalles, en aspectos que se nos pudieran haber pasado desapercibidos. Nos daremos cuenta, por ejemplo, que nos está diciendo que el no matar va mucho mas allá del físicamente quitarle la vida a alguien; que podemos estar dañando la vida de los demás con otras actitudes negativas que tengamos hacia la otra persona, desde nuestras desconfianzas o nuestras discriminaciones, desde el ignorar a las personas o como el querer anularlas con nuestras manipulaciones, desde las palabras ofensivas que pronunciamos contra los otros con nuestros insultos o las descalificaciones que tantas veces hacemos de los que no son de los nuestros, no piensan como nosotros o tienen otra manera de ver la vida; y así muchas cosas más.

 

Si nos seguimos deteniendo en la reflexión y en la escucha interior comprenderemos de verdad lo que significa perdonar y reconciliarnos con los otros. Tiene que haber un nuevo encuentro, un reencuentro donde nos sepamos aceptar mutuamente poniendo capacidad de comprensión en nosotros para seguir mirándolos con los mismos ojos de amor con los mirábamos antes de cualquier ofensa que nos hayamos podido hacer. Perdonar no es solo una palabra que decimos para justificarnos sino una actitud nueva que he de tener para con esa persona a la que tengo que seguir amando con el mismo amor. Porque si me he distanciado de alguien porque no llego a aceptarlo de nuevo en el corazón, ¿cómo me puedo atrever a acercarme a vivir en comunión con Dios si no amo de verdad a los que también son sus hijos?

 

Descubramos cada día el evangelio como esa buena noticia de salvación que llega de una forma concreta a mi vida, en lo que son mis luchas y batallas, mis dudas y mis debilidades, en mi trabajo o en las cosas que hago cada día. Para cada situación de mi vida siempre llega la luz y la gracia del evangelio.

 

Publicado por Carmelo Hernández González

No hay comentarios:

Publicar un comentario