Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

23 de abril de 2017

QUE NUESTROS MIEDOS Y COBARDÍAS NO NOS HAGAN CERRAR PUERTAS Y PONER BARRERAS QUE IMPIDAN ENCONTRARNOS CON JESÚS ALLÍ DONDE EL QUIERA MANIFESTÁRSENOS

Hechos de los apóstoles 2,42-47; 
Sal 117; 
1Pedro 1,3-9; 
Juan 20,19-31
Una reacción que nos puede surgir ante el miedo es encerrarnos. Con las puertas cerradas el miedo esta fuera, no nos puede afectar, pero eso puede significar aislarnos, creer que por nosotros mismos podemos vencerlo y no seremos capaces de pedir ayuda ni de aceptar lo que los demás nos puedan decir o nos puedan ofrecer. Ese miedo quizás a arriesgarnos nos impedirá alcanzar metas que por otra parte habríamos conseguido, a tener nuevas experiencias que nos podrían enriquecer y que de verdad por una parte nos harían descubrir nuestro verdadero valor, pero también lo importante que con los otros podríamos conseguir.

Miedo a lo que nos podría sobrevenir, miedo a lo que nos parece desconocido, miedo a salir de nuestras rutinas o nuestras costumbres de siempre, miedo a lo que nos pueda pasar en semejanza a otras situaciones que hemos pasado o que vemos que les suceden a los demás, miedo a lo que pueda significar innovar porque eso puede significar riesgo, miedo a lo que nos podría pasar y para lo que pensamos que no estamos preparados, miedo a lo que pueda comprometernos lo nuevo que descubramos, un nuevo camino que quizás tengamos que emprender; preferimos quizás ir a nuestro aire, por libre, sin que los demás nos importunen en esas malas situaciones. Muchas cosas en un sentido o en otro que nos pueden suceder en la vida.
Los discípulos estaban con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Encerrados estaban esperando lo que podría suceder, no se terminaban de creer algunas noticias que iban llegando, la experiencia pasada en los días anteriores temiendo que a ellos les pudiera suceder lo mismo los había encerrado como en una fortaleza defensiva en el cenáculo, aunque uno se había atrevido a echarse a la calle por su cuenta y sin contar con nadie.
Y así cerradas puertas y ventanas con esos miedos que tenían estaban los discípulos cuando se presento Jesús en medio de ellos sin que las puertas se abrieran, pero sin quitárseles aun a ellos el miedo; aun pensaban que podía ser un fantasma, como dice otro de los evangelistas.
Ahora la alegría era grande. Era verdad. Jesús había resucitado. Lo que las mujeres en la mañana habían contado era cierto, no eran visiones. Lo que los que se habían marchado a Emaús y habían regresado se estaba ahora confirmando. Allí estaba Jesús en medio de ellos, mostrándoles las manos y el costado. Los miedos y las dudas se disipaban. La paz llegaba con Jesús a sus corazones. Ese era su saludo. ‘Paz a vosotros’,que repite Jesús por dos  veces. Algo nuevo se estaba produciendo también en sus corazones porque ya se sentían llenos del Espíritu de Jesús. Comprendían que un mundo nuevo de amor y de perdón necesariamente tenía que comenzar. La alegría que Vivian tenían que trasmitírsela a los demás haciendo que a todos llegara esa paz al corazón y llegara el perdón. Era la misión que Jesús les confiaba.
Pronto tendrán oportunidad a la vuelta de Tomas. Había querido hacer su camino a su manera, vencer sus miedos a su aire, no estaba con las puertas cerradas, pero había preferido caminar solo y no encontró a Jesús. Es importante saber estar con los demás, aprender a caminar juntos. Creemos que a nuestro aire o a nuestros ritmos vamos a conseguir mejores resultados, pero al final solos y sin encontrar lo que buscamos.
En Tomas seguían sus dudas, su búsqueda de pruebas. Los demás discípulos le habían dicho ‘hemos visto al Señor’, pero el quería meter sus dedos en los agujeros de las manos, su mano en la herida de la lanza en el costado. Si no lo veo, no lo creo, como decimos tantas veces, y queremos tocar, palpar, comprobar por nosotros mismos. En tantas cosas, de tantas maneras, en el camino de la fe, en el camino de la vida.
A los ocho días estaba Tomas con ellos y se manifestó de nuevo Jesús. ‘trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano, metela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente’. Ya no hacían falta las pruebas. ‘¡Señor mío y Dios mío!’ fue la exclamación y la aclamación de Tomas. ‘¡Dichosos los que crean sin haber visto!’, le dice Jesús.
Que itinerario mas hermoso para nuestra vida, para nuestros miedos, para nuestras dudas. Dejemos entrar a Jesús. No cerremos puertas. Muchas son las puertas que vamos cerrando en la vida, si, por nuestros miedos o por nuestros complejos, y no terminamos de encontrar a Jesús.
Barreras que ponemos cuando queremos que Dios se nos manifieste pero tal como nosotros imaginamos o cuando a nosotros nos convenga; barreras que ponemos cuando cerramos tantas veces el evangelio porque queremos pensar a nuestro aire, ir por nuestro lado, o no queremos escuchar la voz de la Iglesia; barreras que ponemos cuando nos aislamos en nuestros problemas y no sabemos abrirnos a quien nos pueda ayudar; barreras que ponemos en nuestra relación con los demás y no es necesario poner muchos ejemplos para caer en la cuenta de tantas discriminaciones, de tantas veces que decimos que cada uno se ponga en su sitio, de cuando no queremos que nadie se meta en nuestra vida y nos perturbe… y así podríamos pensar en muchas cosas.
Dejemos que Cristo resucitado llegue a nuestra vida y nos traiga su paz; con Cristo resucitado con nosotros vayamos también a nuestro mundo siendo signos de reconciliación y de misericordia; que la alegría de Cristo resucitado con quien nos encontramos en la fe se contagie a los demás, transforme de verdad nuestro mundo.
Creemos, si, que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, para que creyendo tengamos vida en su nombre.
Carmelo Hernández González


No hay comentarios: