Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

10 de octubre de 2014

Viernes de la 27ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes de la 27ª semana del Tiempo Ordinario
1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
En aquel tiempo, habiendo echado Jesús un demonio, que era mudo, algunos de entre la multitud dijeron: Si echa los demonios, es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios. Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo. Él, leyendo sus pensamientos, les dijo: Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el Reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo, está contra mí; el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto, buscando un sitio para descansar; pero como no lo encuentra, dice: - Volveré a la casa de donde salí. Al volver se la encuentra barrida y arreglada. Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio. (Lucas 11,15-26)

1.      Jesús ha expulsado a un demonio que era mudo. Algunos, en vez de alegrarse, porque ha curado a un hombre que sufría, y ver la misericordia y el poder liberador de Dios en ello, lo acusan de endemoniado: “Si echa los demonios, es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios.” Acusación necia y falta de lógica y de sentido, porque, como les dice Jesús, “todo reino en guerra civil va a la ruina.”  Y si Satán lucha  contra Satán, ¿qué guerra va a ganar? Además, si Jesús lo echa por el poder de Belcebú, sus hijos, es decir, algunos judíos que con oraciones y  exorcismos también los echan, ¿con qué poder lo hacen? También, ¿con el  de Belcebú?…No. Jesús ha vencido a Satanás porque es más fuerte que él. ¡Qué ceguera y ofuscación la de los acusadores! El Reino de Dios está en medio de ellos: los que sufren están siendo liberados del mal, el señorío de Satán es vencido por el poder de Dios que actúa en Jesús, pero ellos no quieren verlo… Señor, ¡qué entristecedora debió ser para ti esta actitud de rechazo! Tú les invitas a aceptar tu mensaje de salvación y muestras que la salvación de Dios está actuando en el mundo, pero ellos se niegan a creer y tratan de desprestigiarte para que tampoco crea la gente.

2.      Cuando el corazón se endurece, ¡qué difícil es reblandecerlo! Jesús ha hecho un milagro, y aquéllos ni se inmutan.  Y es que cuando no queremos creer, ni los milagros nos valen. Los atribuiremos a cualquier causa, menos a Dios. Algunos, “para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo,” es decir pedían que Jesús autentificara su mesianismo con una señal espectacular en el cielo, como detener el sol o algo así,  pero como ha curado a un enfermo poseído del diablo, y ésta no era la señal que esperaban, lo atribuyeron al príncipe de los demonios. ¡Adónde llegamos, a veces, con tal de justificar nuestra dureza de corazón! Aquéllos miden a Jesús según su idea preconcebida de mesías, y, como escribe A. Stöger, prescriben a Dios lo que tiene que hacer para convencer a los hombres. Yo ¿con qué excusas defiendo la mediocridad de mi vida cristiana, mi falta de compromiso serio con el Señor y mis hermanos, el descuido de la vida de oración, etc.? Desenmascara, Señor, todas mis argucias para no seguirte con más fidelidad. Haz que vea con claridad la mentira de mi vida.

3.      El evangelio de hoy termina con dos advertencias. Una: “El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama”. El combate del reino de Dios contra el reino de Satán ha comenzado con Jesús. Y no valen neutralidades: hay que optar por Cristo o contra Cristo. A favor del bien, o favor del mal. No podemos engañarnos. No podemos seguir jugando con dos barajas ni seguir poniendo una vela a Dios y otra al diablo. O tomamos nuestra vida y la sumergimos plenamente en el evangelio y la ponemos toda ella al servicio del Reino,  o la “desparramamos” inútilmente... Otra advertencia: Jesús habla del espíritu inmundo que es echado fuera, pero después vuelve con otros siete espíritus a la casa de donde se le echó para vivir de nuevo en ella y entonces “el final de aquel hombre resulta peor que el principio.” No podemos creernos convertidos ya y para siempre. Si no luchamos y oramos y pedimos constantemente la conversión, podemos terminar peor que antes.  ¿No es lo que nos pasa con este estar y no estar con Dios? En un momento nos arrepentimos, pero no extirpamos la raíz del pecado, ni oramos y, claro, rebrota con más fuerza. O, como dice San Efrén, como el jarrón del corazón no lo llenamos de Dios, se nos llena de nuevo –y con más fuerza- con lo que no es Dios.  Señor, dame tu gracia, para que me decida, de una vez por todas, a “recoger contigo”.

3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.
10/10/2014

No hay comentarios: