Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

20 de octubre de 2014

Un retrato de un corazón egoísta y lleno de codicia que hemos de transformar

Ef. 2, 1-10; 
Sal. 99; 
Lc. 12, 13-21
¿No será una fotografía de lo que nos pasa a muchos en nuestro tiempo este pasaje del evangelio que hoy se nos propone? La sabiduría de Dios, la riqueza inmensa de la Palabra de Dios quiere llegar a nuestra vida concreta, en nuestras situaciones concretas, con nuestros problemas, nuestras inquietudes, nuestros deseos, nuestros interrogantes. No podemos considerar que la Palabra que el Señor nos dice está tan esterilizado que nos pueda sonar a música de ángeles y nos haga seguir durmiendo en nuestras actitudes y posturas unas veces egoístas, otras avariciosas, y en tantas ocasiones adormecedoras de nuestras rutinas y vaciedades.
Pensemos quién no ha conocido un caso semejante al que vienen a plantearle a Jesús para  que medie entre dos hermanos que  se están peleando por la herencia. ‘Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia’, viene a decirle uno a Jesús. Cosas así de mal entendimiento entre familias muchas veces movidos por esa ambición del dinero o de las riquezas suceden tantas veces en nuestro entorno o quizá hayan llegado demasiado cerca de nosotros.
Pero Jesús quiere llegar más al fondo del problema, aunque ya sea un problema en sí que dos hermanos no se entiendan y se peleen por esas razones. Quiere llegar al fondo porque lo que se nos puede meter en nuestro corazón es esa ambición por la riqueza material o esa codicia de querer acaparar y acaparar bienes materiales pensando que con la posesión de las cosas ya lo tenemos todo resuelto. ¿No nos tendría que hacer pensar en esos deseos de suerte en los juegos del azar pensando que si nos ganamos el premio haríamos tantas cosas y ya nos reservaríamos lo suficiente para tener la vida resuelta para siempre?
Guardaos de toda clase de codicia, pues aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes’,  nos dice el Señor. Y ya hemos escuchado la parábola del hombre que tuvo grandes cosechas, tanto como para ampliar sus bodegas - la parábola se nos pone en clave del hombre agricultor y poseedor de fincas y terrenos, porque era la fuente de riqueza habitual entonces en un mundo eminentemente agrícola y ganadero -, o del que tuvo tantas ganancias y aquí podemos pensar en otros medios de obtenerlas, pero ya fuera de una forma o de otra, ya pensaban que tenían la vida resuelta para siempre y ahora lo que importaba era disfrutar de la vida.
‘Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado ¿de quién será?’. La hora de la muerte nos puede llegar en el momento menos pensado, que bien sabemos que eso es así, y no habrá riqueza por grande que sea que impida la llegada de ese momento final. Y ya no es solo que eso por lo que tanto nos habíamos afanado y acumulado de una forma avariciosa, va a caer en otras manos que no lo han sudado y se van a beneficiar de ello más que nosotros, sino que es pensar sobre todo en el materialismo con que hemos vivido con el que hemos perdido todo sentido de trascendencia y todo sentido espiritual del que tendría que estar llena nuestra vida.
Algunas veces tenemos las cosas y las guardamos y guardamos para otra ocasión, ocasión que nunca llegará quizá y nos privamos de disfrutar de aquello que poseemos y vamos a pensar aquí que honradamente hemos obtenido con nuestro trabajo. Pero puede estar también esa actitud egoísta que nos hace pensar solo en nosotros mismos y no somos capaces de compartir con nadie y hacer que eso que poseemos genere algún beneficio hacia los demás.
Muchas veces he recordado la generosidad de aquel hombre bueno que tenía bienes suficientes para vivir incluso sin trabajar y que lo había ganado honradamente, pero decía que se metía nuevos proyectos y empresas porque sabía que su riqueza a través de esos nuevos proyectos iba a beneficiar a muchos porque con ello daba trabajo a muchos que nada tenían. Creo que sería una cosa para pensar en los momentos duros que vivimos donde haría falta esa generosidad de quienes tienen posibilidades para emprender algo que beneficie a los demás con nuevos trabajos.
 El mundo que Dios ha creado y puesto en nuestras manos no es para que pensemos solo en nosotros mismos queriendo beneficiarnos de su riqueza de una forma egoísta. Como suelo decir Dios puso la obra de su creación en las manos del hombre, pero eso no significa que la haya puesto en las manos de un solo hombre, sino en las manos de toda la humanidad. Toda la humanidad, es cierto representada en Adán, ha de ser la beneficiaria de la riqueza de nuestro mundo. Todos tienen derecho a esos bienes, y todos hemos de contribuir a su desarrollo con nuestra inteligencia y con nuestro trabajo.
Sobran los egoísmos y las codicias.
http://la-semilla-de-cada-dia.blogspot.com.es

No hay comentarios: