Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

5 de octubre de 2014

Nuestra Señora la Inmaculada del Buen Viaje de Morón, Argentina / Nuestra Señora del Camino de León, España ( 5 de octubre)

Nuestra Señora la Inmaculada del Buen Viaje de Morón, Argentina ( 5 de octubre)

Esta advocación mariana nace de una imagen de la Inmaculada Concepción colocada a las orillas del Camino Real y ante la que los viajeros se prosternaban al marchar hacia las, por entonces, inhóspitas regiones. Luego, los Jesuitas, que tenían por Patrona a la Virgen Viajera de Loreto, llevaron al lugar su culto con la denominación de Nuestra Señora de Loreto o del Buen Viaje. Preguntando a quien había pensado dedicarlo, Francisco de Merlo dijo que pasando por ese lugar el camino real al Perú y a Chile, creía lógico hacerlo a Nuestra Señora de la Concepción del Camino. Con el tiempo, la advocación se denominó Nuestra Señora del Buen Viaje cuando la parroquia de Merlo fue trasladada al pueblo de Morón hacia fines del siglo XVIII y en donde ahún sigue siendo venerada y es patrona del partido de Morón….

A poco de fundada Buenos Aires por don Juan de Garay, colonos españoles se adentraron en territorio bonaerense y en plena pampa, en un paraje conocido años después como Cañada de Juan Ruiz, comenzaron a labrar los campos y a cosechar trigo.
Esos colonos levantaron rudimentarios oratorios y en torno a ellos construyeron sus ranchos que, con el paso de los años, dieron origen a la localidad de Morón, en la provincia de Buenos Aires.
Las tierras de don Juan Ruiz de Ocaña, contiguas al arroyo Morón fueron vendidas por sus descendientes y en ellas fue creciendo la población, parada obligatoria de quienes se aventuraban en viaje a Chile, Perú y el Tucumán.
A comienzos del siglo XVII como defensa contra las depredaciones de los indios, se levantaron varios fortines rodeando Buenos Aires, uno de los cuales se ubicó sobre la loma en donde hoy se alza la ciudad de Morón.
Más tarde por separado, se instaló en las cercanías, una posta, erigiéndose un pequeño oratorio y ermita dedicado a la Inmaculada Concepción, ante la cual iban a postrarse los viajeros al marchar hacia las por entonces, inhóspitas regiones.
La antigua ermita se trataba de una construcción endeble, con paredes de adobe y techos de espadaña cortada. Este primer oratorio, además de servir a sus funciones religiosas, fue un atalaya donde los colonos podían refugiarse de los ataques sorpresivos de los aborígenes.
La parroquia fue un lugar de parada obligada para los viajeros que pasaban por las rutas que unían en esa época a Buenos Aires con las provincias de Cuyo y el Alto Perú. Los viajeros que se detenían en el lugar entraban a la ermita para encomendarse a la virgen y pedirle un buen viaje.
Este primitivo oratorio fue durante varios años la única iglesia del pago y hasta allí llegaban sacerdotes, misioneros de las órdenes jesuítica, mercedaria y franciscana para impartir los sacramentos.
Luego, los Jesuitas, que tenían por Patrona a la Virgen Viajera de Loreto, llevaron al lugar su culto con la denominación de Nuestra Señora de Loreto o del Buen Viaje.
 NUESTRA SEÑORA DE LA PURA Y LIMPIA CONCEPCIÓN DEL BUEN VIAJE
Las primeras referencias acerca de una ermita datan de 1637 y allí acudían pobladores y viajeros a orar. No habiendo iglesia en lo que era el caserío de Morón, la parroquia funcionó provisoriamente en la capilla de Francisco de Merlo hasta 1776 y fue puesta bajo la advocación de Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción. Se alzaba a la vera del «…camino ‘real y preciso’ que conducía a los territorios de Chile y del Perú, atravesando la pampa, [y que] tenía en Morón la primera posta».
Tropas de carretas y jinetes en viaje a las inmensidades del desierto pasaban frente a la humilde ermita que, andando el tiempo, se transformó en capilla. Y allí se detenían habitualmente a orar frente a la imagen de la Virgen, pidiendo su protección o agradeciendo las bondades del viaje.Recibió la costumbre popular de pedir a los pies de la virgen de Morón (primera posta del Camino Real al norte) por un buen viaje, ante la amenaza de los peligros del indio, que acechaba la inmensa llanura.
Esta ermita de la Virgen del Buen Viaje, edificada en 1637 por don Francisco de Merlo en la cañada de Morón, provincia de Buenos Aires, sobre el camino real que conducía a Chile y Perú, fue el comienzo de la actual ciudad, por lo que se la considera la «Fundadora de Morón», ciudad que ostenta en su escudo la venerada imagen.
 LA PRIMERA PARROQUIA
Allí el Obispo de Buenos Aires decidió crear un curato o parroquia que no logró prosperar y así el 23 de octubre de 1730, el Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires crea el Curato de Matanza. Esta nueva parroquia tiene una amplia jurisdicción: al norte el río Reconquista, al sur el río Matanza, al este el actual barrio porteño de Caballito y al oeste el río Salado.
La modesta Iglesia sobrevivió con muchos arreglos hasta 1852. Este primer edificio fue testigo de la presencia del Obispo de Buenos Aires, Mons. Benito Lué y Riega, quién visitó la parroquia en 1803 y se refugió en ella durante la segunda invasión inglesa en 1807.
El segundo templo, fue levantado por el párroco Francisco Romero en 1854, cuando el país ya recibía los primeros contingentes de inmigrantes y comenzaba una nueva etapa institucional con la sanción de la Constitución de 1853.
 IMPORTANTE VISITA
En enero de 1824 llegó a Buenos Aires procedente de Roma el Vicario Apostólico Juan Muzi encabezando una importante Misión Pontificia a Chile. Con su comitiva viajaba el joven canónico Juan María Mastai Ferretti quien, andando el tiempo, sería elevado al trono de San Pedro con el nombre de Pío IX.
El futuro Papa apuntó en su diario impresiones del viaje, mencionando al pueblo de Morón como una de las tres villas más importantes del camino. Aquel caluroso día de enero, frente a la imagen de Nuestra Señora del Buen Viaje, quien sería uno de los más grandes pontífices de la Iglesia Romanase inclinó y rezó, oficiando la Santa Misa ante una feligresía asombrada por tanta pompa y magnificencia.
 SE CONSTRUYE LA CATEDRAL
El 31 de julio de 1868, superada la trágica epidemia de cólera que azotó a Buenos Aires desde el año anterior, el padre Francisco Romero colocó la piedra fundamental del tercer templo, reemplazando al de 1854, en una solemne ceremonia que apadrinó el gobernador de la provincia, Dr. Adolfo Alsina.
El mismo fue librado al culto en 1871 y en 1885 se terminaron sus dos magníficas torres. El 15 de agosto de 1944 fue consagrado y tres años después Monseñor Julián Romero, Obispo de Iborá, coronó solemnemente a la Virgen.
El Papa Pío XII elevó a catedral la antigua iglesia de Morón creando su obispado en 1957 y cuatro años después el cardenal Antonio Caggiano, Primado y Arz
obispo de la Argentina, representando a Juan XXIII, efectuó la Coronación Pontificia en presencia de las más altas autoridades del país. En 1963 el mismo Pontífice la declaró Basílica menor y en junio de 1982 la visitó Juan Pablo II, que se detuvo en ella a orar frente a Nuestra Señora del Buen Viaje en camino al Santuario de Luján.

 ORACIÓN A LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE BUEN VIAJE
Inmaculada Virgen María,
Madre de Dios y Madre nuestra,
Señora del Buen Viaje
protege a tus hijos
en el viaje de esta vida a la Patria eterna.
Ayúdanos a ser fieles.
Tú, que fuiste la siempre fiel.
Intercede por nosotros
para que no retrocedamos nunca
ante los inconvenientes del camino.
Enséñanos a ser discípulos de Tu hijo
en la humanidad, en la pobreza, y en
el abandono a la Voluntad del Padre.
Nuestra Señora del Buen Viaje
patrona de la Diócesis de Morón,
ayúdanos a que como pueblo de Dios
sintiéndonos Iglesia,
podamos caminar confiados
al encuentro del Padre.
Amén.
Nuestra Señora del Camino de León, España

Un día -cuenta la tradición- estaba un pastor de Velilla de la Reina, llamado Alvar Simón, el día 2 de Julio de 1505, fiesta de la Visitación de la Virgen, guardando su ganado y “entreteniéndose” con profundas reflexiones, cuando vio en el sitio en que hoy se encuentra la Ermita del Humilladero, a la imagen de nuestra Señora, parecida en la forma a la Virgen del Camino de León…


Ubicado en León, la Virgen del Camino, es hoy un moderno Santuario construido en 1961. Pero, si quisiéramos empezar por el principio, diríamos que primero fue la Ermita y, luego, el pueblo que nace junto a y por la Ermita. Por encontrarse en el “Camino de Santiago”, fue fácil el nombre de Virgen del Camino o “Ventas del Camino”, como se le conoció también.
Un pastor llamado Alvar Simón Gómez Fernández, natural y vecino de Velilla de la Reina, cuidaba su rebaño de ovejas junto al camino francés de peregrinación, a 5 Km. de la capital.
Mientras oraba fervorosamente vio una luz deslumbrante, y de en medio de la luz surgió la voz de la Santísima Virgen pidiendo que avisase al obispo de León, don Juan de Vera, y que se levantase un santuario dedicado a su advocación.
El pastor, consciente de que no habrían de creer fácilmente lo sucedido, pidió una señal. La Virgen tomó de sus manos su honda de pastor y lanzó una pequeña piedra señalando así el lugar donde quería que su ermita fuese edificada. La piedra comenzó a cobrar unas descomunales proporciones, y el pastor cumplió la misión que se le había encomendado.
Las palabras de Señora fueron: “Vete a la ciudad, avisa al obispo que venga a este sitio y coloque en lugar decente esta mi imagen, la cual ha querido mi Hijo se aparezca en este lugar, para bien de esta tierra”.
A lo que respondió el pastor: “Señora, ¿cómo me creerán de que sois Vos la que me envía?”.
Y le dijo la Virgen: “Dame esa honda que tienes en la mano”. Y, tomándola en la suya, la Soberana Señora cogió una piedra pequeña, la colocó en la honda y la arrojó diciendo: “Di al obispo que encontrará esta piedra tan grande, que será señal suficiente de que yo te envío, y en el mismo en que hallaréis la piedra, es mi voluntad y la de mi Hijo que se coloque la imagen”. Dicho esto desapareció la visión.
Luego, continúa la tradición, trataron, el obispo y los muchos eclesiásticos y seglares que fueron a registrar por sí mismos el prodigio y se convencieron de la verdad, de levantar en aquel sitio una ermita para colocar en ella la bendita imagen.
La tradición señala el 2 de julio de 1505 como fecha de la aparición. El 22-V-1517 fue expedida una bula por el Papa León X, testificando la aparición de la Santísima Virgen (a un cierto pastor, ya en sueños ya de otra forma).
Alvar Simón abandonó el pastoreo y pasó el resto de su vida junto a la Virgen y fue enterrado en la capilla mayor, a la entrada del camarín.
O sea que en los primeros momentos de la aparición, se construyó una ermita pequeña y pobre en el sitio que hoy se llama el Humilladero, como lugar señalado por el pastor Simón, de la presencia de la Virgen, o mejor dicho, del sitio en que paró la piedra arrojada por la Madre de Dios.
Pronto sintieron los devotos la conveniencia de acercar el Santuario al camino francés, ruta concurrida de peregrinos y de romeros, y accediendo a estos deseos el Cabildo y el Corregidor encargaron la construcción de otra ermita más lujosa y más amplia a los canteros Sáiz, haciendo probablemente los planos el famoso Badajoz.
La existencia de la ermita del Camino data de 1513, tenía portada de piedra y dos retablos. Posteriormente, se emprendió la edificación de un templo de tres naves y un crucero corto, con bóvedas sostenidas por gruesas columnas de forma cuadrada. Fue inaugurado solemnemente el año 1654. Los Reyes lo declararon bajo su patronazgo y Carlos II mandó colocar el escudo de España, encima de la hornacina de la estatua de San Miguel.
La segunda mitad del siglo XVII fue la de mayor esplendor del santuario. En 1957 se colocó la primera piedra del santuario actual, inaugurado el 5-IX-1961, y la atención espiritual fue encomendada a los Padres Dominicos.
En 1905 se fundó la Hermandad de Nuestra Señora del Camino que reavivó el culto y la devoción un tanto perdida.
En el año 1914, fue declarada Patrona de la región leonesa, coronándola definitivamente , el 19 de Octubre de 1930.
La Imagen de la Virgen podemos situarla entre 1505 – 1512. De autor desconocido. Es una Virgen Dolorosa, de la Piedad o Quinta Angustia, sedente, con el Hijo muerto en el regazo y el rostro inclinado hacia la tierra.
 LA LEYENDA DEL ARCA DEL MORO
Entre los numerosos exvotos, se encuentran las cadenas de un cautivo en Argel, Alonso de Ribera, natural de Villamañán (León), encerrado en un arca y que, en el año de 1522, invocó el nombre de Nuestra Señora del Camino y en el acto se vio libre de su cautiverio y transportado milagrosamente al santuario del Camino, con el arca, la cadena que la envolvía y el moro, sentado encima, que la custodiaba.
Cuenta la tradición que, allá por el siglo XVI, había un capitán, oriundo de Villamañán, muy devoto de la Virgen del Camino, que había sido apresado por los moros. El moro que le tenía cautivo le encerraba todas las noches en un arca, la cual ataba con cadenas y sobre la que se echaba él mismo a dormir, por temor a que se escapase. Y, cada noche, se dirigía a él y le decía:
Moro: -“Reniega, cristiano”
Cristiano: -“Permita Dios que ésta noche llueva y mañana haga sol para que se sequen los panes de mi tierra”.
M: -“Ya reniega el cristiano, ya reniega”
Y una de ésas noches, estando echado sobre el arca notó que se movía y oyó el sonido de unas campanas.
M: – “Oyes, cristiano, ¿en tu tierra hay cencerras?”
C: – Campanitas y buenas
M: Pues sal de ahí, que ya estamos en ella

La gente del pueblo, al oír las campanas y no saber lo que sucedía, se asustaron mucho, pensando si habría fuego y se fueron a avisar al cura, el cual quedó igualmente sorprendido, ya que la iglesia estaba cerrada con llave, la cual él tenía en su poder, y no podía entrar nadie. De modo que todos se dirigieron a la iglesia, precedidos por el sacerdote. Y cuál no sería su sorpresa al encontrar en su interior al moro y al cristiano sentados en el arca, que la Virgen había traído por milagro.
El moro se convirtió al cristianismo y el arca y la cadena se conservaron en el interior del Santuario antiguo, en el cual estuvieron expuestas a la devoción de los fieles, teniendo el arca que ser forrada de cinc, debido a que los devotos arrancaban astillas de ella para conservarlas como reliquias, pues se decía que curaban el dolor de muelas. Hoy día puede verse en el nuevo Santuario, en la sala situada a la izquierda de la imagen de la Virgen, la conocida Sala de Exvotos.
 EL TEMPLO ACTUAL
Desde la fecha de coronación de la Virgen, año 1930, surgen voces reclamando un nuevo santuario. Las carencias y limitaciones del existente parecían evidenciarlo.
Hay más de un intento en este sentido, pero los elevados costes de una obra de esa envergadura, dilatan la espera durante largos años, hasta que en 1957 es colocada la primera piedra del nuevo Santuario.

Don Pablo Díez Fernández, leonés de Vegaquemada y emigrante en Méjico, es el benefactor absoluto de la nueva construcción, además de una Casa de Ejercicios, un Colegio internado y un Convento para la comunidad de PP. Dominicos, que serán los nuevos rectores del Santuario.
El P. Francisco Coello de Portugal, arquitecto dominico, es el autor de todo el proyecto arquitectónico. Conjugará armoniosamente el hormigón, la madera, la piedra y el vidrio, según el nuevo estilo de arquitectura religiosa iniciado en la década de los cincuenta.
El templo es un gran volumen rectangular, que sugiere la forma de un sepulcro que cobija al gran resucitado, noticia que reclama a los cuatro vientos el campanario de 53 metros de altura, lanzado como un grito de gloria en su verticalidad hacia los cielos.
En cuanto a las puertas, la principal tiene una altura de tres metros y su anchura es de cinco. De bronce, como toda la obra de Subirachs. Se representan en ella los misterios gozosos del Rosario.
La puerta del Pastor, situada al fondo del lateral derecho, da acceso desde el exterior, al Camarín de la Virgen. En ella se representa la aparición de la Virgen al pastor Alvar Simón a través de las palabras que le dirigió, esculpidas en alto y bajorrelieve, así como la figura del pastor rodeado de ovejas. También vemos la figura de una honda que rodea una piedra tomada del río Porma, en León, por doña Rosario, la esposa de don Pablo Díez.
La puerta de San Froilán, dedicada, como su nombre indica, al patrono de la diócesis de León, refleja algunas notas de su vida y andanzas por estas tierras de León, junto con la silueta de la Catedral.
Y, por último, la puerta de San Pablo, en el lateral izquierdo, en paralelo a la puerta de San Froilán, está dedicada al apóstol de los gentiles, coincidiendo con el patrono onomástico del benefactor del Santuario, don Pablo.
Por lo que se refiere al grupo escultórico de la fachada, es una representación de los misterios gloriosos del Rosario. La escena muestra la venida del Espíritu Santo, que presupone la Resurrección y Ascensión de Cristo a los cielos. La figura elevada de María y coronada, completan el cuarto y quinto misterios de gloria.
Son trece figuras de bronce, de seis metros de altura y un peso de setecientos kilos cada una. Sobre ellas, como suspendidas, se encuentran las lenguas de fuego. Cada apóstol ha sido caracterizado de manera particular por el escultor, y sus nombres aparecen grabados sobre la puerta de entrada al Santuario.
En cuanto al interior del templo, sobresale, ante todo, la atmósfera de armonía y de sosiego en que se ven envueltos los romeros y peregrinos al entrar. Nada distrae la atención. La vista y el corazón son atraídos singularmente por el retablo del altar mayor y, en éste, por la figura central de la Virgen del Camino con el Hijo entre sus manos.
La iglesia, incluido el Camarín de la Virgen, tiene cincuenta metros de longitud, la anchura es de dieciséis metros y su altura es de trece, en la zona del presbiterio, descendiendo imperceptiblemente hasta los diez metros de la entrada.
El retablo mayor perteneció a la iglesia anterior. Fue realizado por los entalladores leoneses Pedro y Antonio de Valladolid y terminado en 1730.
Es un conjunto monumental de tres cuerpos y tres calles bien delimitados por tres pares de columnas gemelas situadas a uno y otro lado de la imagen de la Virgen.
Sus fiestas patronales se celebran el 15 de septiembre y la romería de San Froilán es el 5 de Octubre, esta romería congrega a gran cantidad de personas venidas de toda la provincia y de¡ Principado de Asturias. La fiesta popular se celebra al son de música y bailes regionales y con la presencia de carros engalanados y, pendones, no se puede marchar sin probar las típicas morcillas sin comprar las tradicionales avellanas en el nutrido mercadillo que se monta para la ocasión y sin tirar de las narices a San Froilán.

No hay comentarios: