Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

12 de octubre de 2014

Moniciones para la Misa del Domingo XXVIII Ordinario.

Moniciones para el Vigésimo Octavo Domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Ciclo A Tiempo Ordinario 
Autor: P. Domingo Vásquez Morales

Entrada:
El tema de la invitación al banquete que se nos presenta en las lecturas de este vigésimo octavo domingo, puede ser una ocasión propicia para revisar aquellos elementos de la celebración, que son precisamente, típicos de una fiesta centrada en un banquete. ¿Qué invitará a participar del banquete? El testimonio que demos día a día los miembros de la comunidad cristiana.

La Eucaristía es un anticipo real del banquete del Reino de Dios. Participemos en ella con el traje de fiesta de nuestra fe, que como los precios, va aumentando y produciendo los frutos que Dios espera de nosotros.



Primera Lectura: Isaías 25, 6-10a (Festín y bonanza de los tiempos mesiánicos)

La imagen del banquete era utilizada por los sabios en el Antiguo Testamento para describir el gozo que proporciona el festín de la sabiduría. Al final de los tiempos, viene a decirnos hoy el profeta Isaías, Yavé preparará para todos los pueblos un festín extraordinario, en este festín podrán participar cuantos tengan hambre, aunque no tengan dinero.


Segunda Lectura: Filipenses 4, 12-14 (Todo lo puedo en aquel que me conforta)

San Pablo agradece a la comunidad de Filipos la ayuda económica que le han prestado cuando éste se ha encontrado necesitado. Al mismo tiempo habla de la fuerza de Dios, que le hace capaz de vivir en cualquier situación.


Tercera Lectura: Mateo 22, 1-14 (Parábola del banquete de boda)

Hoy Mateo nos trae la parábola del banquete nupcial, conectada con la del domingo pasado, y viene a demostrar concretamente la conclusión de la misma. La diocidencia entre ambas parábolas se refiere a los destinatarios; a la idea, la salvación para todos los pueblos; a los mensajeros, los profetas y sobre todo Cristo, como figura central del plan e historia de salvación que ambas parábolas resumen.


Oración universal

A cada petición contestaremos: “Queremos habitar en tu casa, Señor”.


Por la Iglesia, enviada por Cristo a invitar a todos a entrar en la sala del banquete; para que sepa hacer atrayente su llamada, roguemos al Señor.



Por los que rechazan la invitación a participar en el banquete del reino de Dios; para que descubran en Él el gozo de la salvación, roguemos al Señor.



Por los que se sienten marginados de la sociedad y por los que recelan sentarse a la mesa con ellos; para que sepan abrirse unos a otros y celebren en el banquete de la reconciliación con Dios, roguemos al Señor.



Por cada uno de nosotros, que nos sentamos a la mesa de la Eucaristía; para que no incurramos en la contradicción de rehusar la invitación del Señor, como los invitados de la parábola, a participar en el banquete fraternal del reino de Dios, roguemos al Señor.



Exhortación Final

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada Domingo, San Pablo, España, 1993, p. 192)
Te bendecimos, Padre, con los pobres de la tierra

porque nos reservamos un puesto de honor en la vida
y en la mesa abierta y fraternal del banquete de tu reino,
donde el cuerpo de Cristo es nuestro pan familiar

Bendito seas, Señor, por Jesucristo, tu hijo

que es el novio de tus bodas con la humanidad y la Iglesia.
Líbranos de la locura de rechazar tu invitación deferente
con las ridículas excusas de nuestra miope insolidaridad.

Revístenos de la condición nueva de nuestro bautismo,

como hombres y mujeres nacidos en Cristo por el Espíritu,
para ser dignos de sentarnos a tu mesa para siempre

Amén.

No hay comentarios: