Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

8 de octubre de 2014

Miércoles de la 27ª semana del Tiempo Ordinario

Miércoles de la 27ª semana del Tiempo Ordinario
1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
“Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar. Cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos," Él les dijo: "Cuando oréis decid: "Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día el pan que nos corresponde, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación." (Lucas 11:1-4)

1. Hoy vemos que los discípulos piden a Jesús que les enseñe a orar. Ellos le han visto retirarse frecuentemente, apartarse de los demás, para estar a solas con el Padre y orar. Y quieren hacer lo mismo. Pero ¿cómo hacerlo: cómo orar,  qué pedir a Dios  y cómo pedirlo?  Y el Señor les  enseñó cómo dirigirse al Padre: ""Cuando oréis decid: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día el pan que nos corresponde, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación.”

2. “Padre”, “Abbá.” Este Abbá era la palabra que usaban los niños judíos para dirigirse a su padre, cuando  empezaban a balbucear.  Y es la primera palabra que decimos nosotros cuando oramos,  y constituye ya toda una oración. Padre, Abbá, papaíto. Una palabra para decirla y decirla, y quedar arrobados. Pero ocurre que estamos tan acostumbrados que la decimos y nos quedamos como si nada. Es lo que lamenta José Mª Cabodevilla: “Digo: ‘Dios es mi padre’ y no experimento emoción alguna… Ni ternura, ni agradecimiento, ni alegría, ni orgullo. Y, bien mirado, habría razón sobrada para morir, en ese momento, de ternura, de agradecimiento,  de alegría, y también de terror, de orgullo, y también de vergüenza.” Lo que hace la rutina, Señor.... Por otra parte, decimos “Padre” y añadimos enseguida “nuestro”. Con lo que confesamos la fraternidad de todos los humanos. Por eso, ¿cómo rezar el Padre nuestro con sinceridad, teniendo el corazón lleno de egoísmo y marginando al hermano? San Juan Crisóstomo dice: “No podéis llamar Padre nuestro al Dios de toda bondad, si conserváis un corazón duro y poco humano, pues, en tal caso, ya no tenéis en vosotros la marca de bondad del Padre celestial”…  Señor, líbrame de “acostumbrarme” a rezar el Padre nuestro. Que lo rece siempre como si fuera la primera vez, como si lo estrenara cada mañana, saboreándolo como lo han saboreado tantos cristianos. Y que lo rece con sinceridad.

3. «Señor, enséñanos a orar”, pidieron los discípulos, y lo hemos de pedir nosotros constantemente. Porque necesitamos orar y no sabemos hacerlo. ¿Cuántas veces vamos al Señor pero pretendiendo convencerle de que haga lo que nosotros deseamos? Y olvidamos lo que dice san Agustín: «El hombre ora no para orientar a Dios, sino para orientarse a sí mismo». Y Julien Green escribió: «El objetivo de la oración no es conseguir lo que hemos pedido,  sino  hacernos  distintos”.  Y para L. Evely  “orar es ponerse a disposición de Dios para que haga en nosotros finalmente lo que desde siempre ha querido hacer, y para lo que nunca le hemos dado ni tiempo, ni ocasión, ni posibilidad…”  Y lo que Dios quiere hacer es hacernos hijos suyos, transformarnos en Cristo, conducirnos a tener los mismos sentimientos que el Hijo. Señor, que cada día sienta necesidad de venir a ti para ponerme a tu disposición para que hagas lo que tanto deseas hacer en mí.
3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.
08/10/2014

No hay comentarios: