Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

4 de octubre de 2014

Meditación: Sábado de la semana 26 de tiempo ordinario


«Volvieron los setenta y dos con alegría diciendo: «Señor; hasta los demonios se nos someten en tu nombre». Él les dijo: «Veía yo a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad, os he dado potestad para aplastar serpientes y escorpiones y sobre todo poder del enemigo, de manera que nada podrá haceros daño; pero no os alegréis de que los espíritus se os sometan; alegraos más bien de que vuestros nombres están escritos en el Cielo».
En aquel mismo momento se llenó de gozo en el Espíritu Santo y dijo: «Yo te alabo Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a los sabios y prudentes y las revelaste a los pequeños. Sí, Padre, pues así fue tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre, ni quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo quiera revelarlo».
Y volviéndose hacia los discípulos, les dijo aparte: «¡Bienaventurados los ojos que ven lo que veis! Pues os aseguro que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis y no lo vieron; y oír lo que vosotros oís y no lo oyeron». (Lucas 10, 17-24)

1º. Jesús, los discípulos vuelven «con alegría» de su misión.

Han tocado con sus manos el poder de la gracia, y «hasta los demonios» se rinden al oír tu nombre.

El apostolado es una de las mayores fuentes de alegría.

Cuando por mi ejemplo y mi palabra de cristiano otras personas se sienten removidas y cambian de vida, Tú me llenas de alegría.

Sin embargo, aún mayor alegría me produce el saberme hijo de Dios; el saber que me quieres personalmente, por mi nombre; que mi nombre «está escrito en el cielo».

Si el apostolado en sí es una gran fuente de alegría, aun mayor es el saberse amado, escogido.

Soy cristiano hijo de Dios, porque Tú has querido, y me has dado tu gracia para que crea en Ti, espere en Ti y te ame.

«La alegría cristiana es una realidad que no se describe fácilmente, porque es espiritual y también forma parte del misterio. Quien verdaderamente cree que Jesús es el Verbo Encarnado, el Redentor del Hombre, no puede menos de experimentar en lo íntimo un sentido de alegría inmensa, que es consuelo, paz, abandono, resignación, gozo. ¡No apaguéis esta alegría que nace de la fe en Cristo crucificado y resucitado! ¡Testimoniad vuestra alegría! ¡Habituaos a gozar de esta alegría!» (Juan Pablo II).

Jesús, cuando me ves comportarme como un buen hijo de Dios -con amor a los demás, con afán apostólico- te llenas de una gran alegría, como ocurrió a la vuelta de esos setenta y dos discípulos: «se llenó de gozo en el Espíritu Santo.»

Yo también quiero darte alegrías, sólo alegrías.

Por eso, aunque a veces me cueste ser cristiano, he de seguir luchando para que Tú estés contento de mí.

2º. «El canto humilde y gozoso de María, en el «Magnificat», nos recuerda la infinita generosidad del Señor con quienes se hacen como niños, con quienes se abajan y sinceramente se saben nada». (Forja.-608).

Madre, tu canto en el Magnificat es a la vez humilde y gozoso.

Humildad y alegría siempre van juntas, porque la alegría es una consecuencia de la humildad.

Madre, tú me enseñas a ser humilde, a hacerme niño delante de Dios.

Ayúdame a confiar en Dios como confían los niños, a pedirle lo que necesito como piden los niños, a amarle con ternura como los niños aman a sus padres.

Madre, me ayudas también a ser niño cada vez que me dirijo a ti para que me concedas un favor, me animes, o me acerques más a Jesús.

Cuando te rezo, me dirijo a ti como un niño se dirige a su madre, con seguridad y confianza.

Y al hacerme niño entiendo mejor los misterios de Dios, porque Él los revela con infinita generosidad sólo a los que se hacen pequeños, como niños
.
Ayúdame, Madre, a ser humilde como lo fuiste tú: a saberme nada delante de Dios, a la vez que me siento «todo», porque mi nombre está escrito en el cielo, porque soy hijo de Dios, y con El -apoyándome en El, y en ti- lo puedo todo.

De esta forma, mi vida se llenará de seguridad, de paz y de alegría.

Una alegría que no puede quedarse encerrada en uno mismo, sino que se desborda necesariamente en el afán apostólico, en el deseo de que los demás encuentren también esa misma felicidad.


Esta meditación está tomada de: “Una cita con Dios” de Pablo Cardona. Tiempo ordinario. Ediciones Universidad de Navarra. S. A. Pamplona.

No hay comentarios: