Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

5 de octubre de 2014

Meditación: Domingo de la semana 27 de tiempo ordinario; ciclo A

«Escuchad otra parábola. Cierto hombre que era propietario plantó una viña, la rodeó de una cerca y cavó en ella un lagar edificó una torre, la arrendó a unos labradores y se marchó de allí. Cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus criados a los labradores para percibir sus frutos. Pero los labradores, agarrando a los criados, a uno lo golpearon, a otro lo mataron y a otro lo lapidaron. De nuevo envió a otros criados en mayor número que los primeros, pero hicieron con ellos lo misma. Por último les envió a su hijo, diciéndose: a mi hijo lo respetarán. Pero los labradores, al ver al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero. Vamos, matémoslo y nos quedaremos con su heredad. Y, agarrándolo, lo echaron fuera de la viña y lo mataron. Cuando venga el dueño de la viña, ¿que hará con aquellos labradores? Le contestaron: A esos malvados les dará una mala muerte y arrendará la viña a otros labradores que le entreguen los frutos a su tiempo.» (Mateo 21, 32-43.45-46)

 1º. Jesús, en esta parábola hablas del cuidado con que Dios escogió y cuidó al pueblo de Israel, la viña del Señor.
Pero luego, cuando envió a los diferentes profetas para recoger los frutos de tu alianza, éstos fueron maltratados y asesinados.
Por último, Dios Padre envía a su Hijo, que eres Tú, Jesús.
Aquí profetizas tu propia muerte fuera de las murallas de Jerusalén: «agarrándolo, lo echaron fuera de la viña y lo mataron.»
Jesús, a mí también me has escogido para ser cristiano.
Y me has cuidado dándome todo tipo de gracias; dándome unos sacramentos entre los que está el del perdón y el de la Eucaristía: limpieza y alimento del alma.
Y te has quedado en el Sagrario para que pueda dirigirme a Ti, pedirte cosas, darte gracias, decirte que te quiero...
Además, me has dado familiares y amigos que me han aconsejado en mi vida cristiana; y acontecimientos que me han hecho reflexionar sobre el verdadero fin de mi existencia; y medios de formación, pláticas, y libros; y el catecismo, que he estudiado de pequeño y, tal vez, hasta he enseñado a otros.
Jesús, ¿qué he hecho con mi propia viña? ¿Dónde están los frutos que esperas de mi?
2º. «Dios está metido en el centro de tu alma, de la mía, y en la de todos los hombres en gracia. Y está para algo: para que tengamos más sal, y para que adquiramos mucha luz, y para que sepamos repartir esos dones de Dios, cada uno desde su puesto.
¿Y cómo podremos repartir esos dones de Dios? Con humildad, con piedad, bien unidos a nuestra Madre la Iglesia.
-¿Te acuerdas de la vid y de los sarmientos? ¡Qué fecundidad la del sarmiento unido a la vid! ¡Qué racimos generosos! ¡Y qué esterilidad la del sarmiento separado, que se seca y pierde la vida!» (Forja.- 932).
Jesús, Tú eres la vid. ¡Qué fecundidad la del sarmiento unido a la vid! Me quieres bien unido a Ti, para dar fruto: esa sal y esa luz, para que sepamos repartir esos dones de Dios, cada uno desde su puesto.
Como me recuerda el Catecismo, “siendo Cristo, enviado por el Padre, fuente y origen del apostolado de la Iglesia”, es evidente que la fecundidad del apostolado, tanto el de los ministros ordenados como el de los laicos, depende de su unión vital con Cristo»  (CEC.- 864).
Pero ¿cómo puedo estar unido a Ti?
+Primero estando en gracia de Dios, sin pecado.
Así Tú puedes estar en el centro de mi alma.
+Y luego, con humildad, con piedad, bien unidos a nuestra Madre la Iglesia.
Dios se resiste a los soberbios, pero a los humildes da su gracia.
Por eso, humildad.
La piedad es el trato contigo a través de la oración y de otras prácticas de devoción, penitencia o caridad.
Bien unidos a nuestra Madre la Iglesia.
Estar unido a Ti, Jesús, es estar unido a tu Iglesia.
La savia que da la vida al sarmiento son los sacramentos y, especialmente, la Santa Misa: centro y raíz de mi vida interior.
De la Misa me viene tu gracia; en la Misa revivo tu sacrificio en la Cruz y te recibo en la comunión.
Que no ponga excusas para acudir a la Santa Misa no sólo los domingos, sino siempre que pueda.
Esta meditación está tomada de: “Una cita con Dios” de Pablo Cardona. Ediciones Universidad de Navarra. S. A. Pamplona.

No hay comentarios: