Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

20 de octubre de 2014

(Lucas 12. 13-21) Un NO a la codicia y ambición


(Lc 12,13-21): En aquel tiempo, uno de la gente le dijo: «Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo». Él le respondió: «¡Hombre! ¿quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?». Y les dijo: «Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes».

 Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: ‘¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?’. Y dijo: ‘Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea’. Pero Dios le dijo: ‘¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?’. Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios».

 ¿No es cuestión de tener más? Y si es posible, ¿mas y mejor que el vecino? ¿No es asunto lo de competir? Competitivo, es una de las actitudes que se reclaman en nuestra sociedad. Acostumbrados también a participar en premios donde la competición es la base fundamental para ganar, siempre gana el que mas puntos acumula, el que mas sabe, el que es mas fuerte, el que tiene mas de esto o de aquello.

 La reflexión evangélica de hoy nos recuerda que la fama, la posición social, el poder son cosas temporales que aquí se realizan y aquí se quedan. Solo son herramientas para llegar al dintel de un estilo de vida nuevo, donde la solidaridad, la libertad y similares serán los valores más densos y fundamentales. “En tus manos muertas tendrás lo que diste con tus manos vivas”, dice un refrán conocido que puede ilustrarnos en esta enseñanza de hoy.

 Es, justo, pues la codicia lo que no nos va a asegurar esa vida nueva y diferente, ni tampoco ese otro mundo nuevo por que el que muchos en el mundo suspiramos, deseamos y luchamos. No tiene sentido reservar cosas, dones, cualidades, si no es para compartir.

 Es también San Basilio quien sabiamente nos recuerda: “Imita la tierra: como ella, da frutos y no te comportes de manera más mala que ella, la cual, sin embargo, está desprovista de alma. La tierra da su cosecha no para gozar de ella, sino para hacerte un servicio a ti.” Y continúa: “Así como el grano de trigo que cae en tierra aprovecha a aquel que lo ha sembrado, el pan dado al que tiene hambre será más tarde para ti un provecho mucho mayor”

 Habitualmente condicionamos el amor. O somos intransigentes, exigiendo más de lo que damos. La sociedad nos presenta también muchas murallas que nos hacen difícil saltar desde nosotros mismos hacia los demás. Murallas sociales, políticas, ideológicas y hasta religiosas. Cuando nos creemos mejor, cuando somos prepotentes, cuando buscamos el primero yo y más tarde yo también. A veces jugamos muy livianamente a todo ello en la vida, sin tener en cuenta el dolor o sufrimiento que otros puedan estar padeciendo cuando hemos de tomar decisiones o prácticas en la vida donde lo único que cuenta es nuestra idea, o el acabar más rápido con el problema sin solucionarlo de raíz.

 Y es que de la misma forma que si no nos queremos no podemos querer a los demás, tampoco podemos amarnos a nosotros mismos si no somos capaces día a día de apreciar y valorar al amigo, al hermano, al vecino, eliminando de nuestro hacer diario cualquier sombra de injusticia. Cerrando las puertas a la codicia, a la tiranía, a la ambición, vamos abriendo la vía de la solidaridad y el camino interior a otra nueva vida, a otro mundo nuevo diferente

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana

No hay comentarios: