Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

21 de octubre de 2014

La paciencia nos alcanza la salvación de Dios. Lucas 12, 35-38

EVANGELIO  según san Lucas 12, 35-38 
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas; vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela: os seguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y les irá sirviendo. Y si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos.
Palabra del Señor

Reflexión


Jesús, en este mundo quienes se consideran “señores” tienen amos a su servicio, para que les atiendan, sirvan
Es su tarea atender debidamente a su señor, prestarle todos los servicios que requiere y por los que paga salario
Y si no lo hacen serán despedidos y buscará otros más eficaces y responsables en su tarea de servidor pagado.

Jesús, que hermosa manera de presentarnos tu llegada, se sale de todo lo normal, sí, de cualquier idea posible
Lo lógico sería que al llegar esperes que los criados se pongan a servirte, atenderte después de tu viaje de boda
Pero no, Tú al llegar más bien a tus criados los haces sentar y te pones a servirlos, que giro maravilloso, solo Tú.

Jesús, nuestros modos de vida no son los tuyos, nuestros conceptos no son los tuyos, nuestra escala de valores
Tú colocas todo de revés, haces que lo normal desaparezca y aparezca el elemento sorpresa, el de Dios amante
Y nos ofreces un tiempo de espera maravilloso, al decirnos que vienes a servirnos, a darnos las primicias, vida.

Jesús, seremos dichosos de ese agasajo que nos ofrecerás, sin embargo para ello hay que estar en vela, esperar
Y dejar que la noche y la rutina no nos vuelvan insensibles a tu palabra y tu llegada repentina, sin planearla, llega
Y la hora es cualquier hora, toda hora es buena para tu llegada, oportuna para ser servidos y encontrarte, Señor.

Jesús, hoy quiero estar despierto, esperarte a cualquier hora, dejarme servir por tu eternidad que ofrece fiesta
Y quiero ser dichoso llevando a otros a tu encuentro, haciendo que este mundo siga esperando tu venida final
Y abandonarme en tu presencia y participar del banquete eterno en el reino de tu Padre que es nuestro Padre.

Jesús enseña a sus discípulos la vigilancia, el estar atentos a la espera del Señor. Llama “dichosos” a aquellos que sean encontrados en vela, esos se sentarán a la mesa y serán servidos, sin importar a qué hora llegue su amo, por eso son dichosos, porque han sabido esperar. ¿Quién no quiere ser dichoso? Todo ser humano anhela la felicidad, espera una plenitud, sueña con alcanzar la meta suprema de su vida. Jesús ofrece esa plenitud, pero para alcanzarla se requiere estar atentos, en vela, dispuestos a su llegada, anhelantes de su presencia. Así es Dios, nos ofrece ser servidos por Él mismo, cuando podríamos esperar ser sus servidores. Él nos sorprende.

¿En nuestra comunidad la cruz de Cristo ha destruido de una vez para siempre el odio que nos separaba? ¿Nos dejamos sorprender por el Dios servidor a quien esperamos?

No hay comentarios: