Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

9 de octubre de 2014

LA MEDIDA DE LA JUSTICIA


Érase una vez una panadera de un pequeño pueblo que siempre compraba los ingredientes a los vecinos que vivían en las gran­jas locales. Compraba la mantequilla al mismo granjero, al igual que a otras personas les compraba la harina y los huevos, la miel y la fruta. Pero un día mientras hacía el pan creció en ella la des­confianza. Parecía que la mantequilla no tenía el peso de cos­tumbre. Lo observó durante unos días y se fue convenciendo de que estaba siendo estafada por el granjero. Así, al aumentar sus sospechas, comenzó a pesar cada paquete de mantequilla que traía a casa del almacén antes de utilizarla en sus recetas. Efectivamente, sus sospechas se confirmaron. Cada día los pa­quetes eran tan sólo un poquito más pequeños, más ligeros. La diferencia era mínima, apenas apreciable a menos que alguien lo comprobase cuidadosamente. Pero en el período de una semana era fácil calcularla. Se puso furiosa.

Al día siguiente se fue con sus cálculos al juez y solicitó que el hombre fuese arrestado inmediatamente y multado. Sólo el Señor sabía a cuántas personas estaba estafando, igual que la había estafado a ella. El hombre fue sacado a la fuerza de su granja, llevado ante al juez y juzgado en presencia de la pana­dera. El juez preguntó: «¿Dónde están tus pesas? Pretendo ave­riguar si estás estafando a esta buena mujer».

El pobre granjero dijo tartamudeando que no tenía pesas propias. «Bien», le preguntó, «¿qué usas para pesar las porcio­nes de mantequilla que vendes a la panadera y a los demás?».

«Es bastante fácil de explicar, señor», respondió el granje­ro, recuperando algo de confianza. «Cuando la panadera co­menzó a comprarme la mantequilla, yo comencé a comprarle el pan para mi familia. Compro una libra de pan y la uso para pesar la libra de mantequilla que le vendo a ella y a los demás. He estado usando su pan como medida. Si el peso de la mantequi­lla es menor es porque el peso de su pan también lo es».

La confusión y la consternación condujeron al reconoci­miento de la necesidad de un cambio, comenzando con el punto de vista de la panadera y también del juez.


PARA EL DIÁLOGO
¿Qué usamos nosotros para medir conductas y acciones, nuestras y ajenas?
¿Dónde crees que debe comenzar la justicia? ¿De qué manera?
¿Es posible la justicia entre los hombres? ¿Por qué?

No hay comentarios: