Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

2 de octubre de 2014

Jueves de la 26ª semana del Tiempo Ordinario

Jueves de la 26ª semana del Tiempo Ordinario
1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
«En aquel tiempo, designó el Señor a otros setenta y dos, y los mandó, por delante, de dos en dos, a toda ciudad y lugar a donde pensaba ir él. Y les decía: «La mies es mucha, y los obreros pocos: rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega ni alforja ni sandalias, y no os detengáis  a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: "Paz a esta casa". Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan: porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “está cerca de vosotros el Reino de Dios.” Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: “Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el Reino de Dios.”  Os digo que aquel día  será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo». ((Lucas 10,1-12)

1.      Hace unas semanas veíamos que Jesús elegía y enviaba a los Doce para anunciar el reino de Dios a Israel. Eran doce los elegidos y enviados, y representaban a las doce tribus de Israel. Ahora elige a setenta y dos, y representan a las setenta y dos naciones conocidas entonces. Y es que Jesús y su mensaje es para todos los hombres, no sólo para Israel. Por otra parte, este segundo envío pone de manifiesto que la misión de anunciar el Reino no es tarea exclusiva de la jerarquía (de los Doce), sino de todos los seguidores de Jesús. Porque  los que siguen a Jesús no sólo han recibido el mensaje del Reino, sino que se les ha encargado  que lo entreguen a los demás. Son pocos, y el anuncio ha de llegar a todos. Por eso tienen que rogar a Dios para que sean muchos los que respondan a la llamada y se entreguen a la misión de anunciar el Reino de Dios: "La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino!” Estas palabras fueron dichas a aquellos 72, pero aquéllos nos representaban a todos los cristianos de todos los tiempos. Hoy debemos escucharlas nosotros, los sacerdotes y los laicos de a pie, puesto que a todos nos repite el Señor el mandato: “Poneos en camino”, anunciad a todos mi reino de amor y de paz; gritad a todos lo que habéis visto y oído: dad testimonio de lo que ocurre en quienes acogen mi mensaje. 

2.      Jesús los envía como pobres. Sin apoyos materiales. Los envía con el único equipaje que necesitó él, la palabra y el testimonio: “No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino”. Y es que la tarea de extender el Reino de Dios es obra de la gracia. Sólo la gracia es capaz de abrir el corazón de los hombres al Reino. No es la sabiduría humana ni las cualidades personales de los discípulos. Por eso Jesús invita a orar al dueño de la mies, porque sólo Dios puede cambiar el corazón de los hombres. Dice Pronzato, “el evangelio no tiene necesidad de ayudas. Tiene necesidad de evangelio”. Por eso, Señor, cuando mi apostolado no da fruto ¿no será que le falta evangelio? ¿O será que pongo más empeño en las estrategias y métodos humanos, que en orar y buscar tu ayuda y tu luz? Señor, que no olvide que en el trabajo por expandir el Reino, si no es contigo, nada lograré. Lo del salmo: “Si el Señor no construye la casa en vano se cansan los albañiles.”

3.      La misión no es fácil, los enviados encontrarán oposición. Van a anunciar el Reino Dios: un reino de amor y solidaridad, de justicia, de misericordia y perdón, de entrega y servicio al otro, incluso al enemigo. Y la paz: “Cuando entréis en una casa, decid primero: "Paz a esta casa." Es la paz del Reino que nace de aceptar a Dios como Padre y a los otros como a hermanos, y que se instaura, no con la victoria y el dominio sobre los demás, sino con  la victoria sobre el egoísmo, el orgullo, el afán de riqueza y de poder... Y a esto no todos estarán dispuestos. Al mismo Jesús lo están rechazando los importantes de Israel. Y, finalmente, lo condenarán por alborotador. Los  discípulos no van a ser tratados mejor: Mirad que os mando como corderos en medio de lobos... Y nosotros, Señor, ¿nos quejamos de no ser comprendidos, de ser rechazados, a veces? Que no nos acobardemos ante la dificultad y el rechazo. Que contigo, Señor, continuemos con nuestra misión, para que el  Reino siga avanzando.

3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.
02/10/2014

No hay comentarios: