Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

21 de octubre de 2014

"¡Felices los servidores a quienes el Señor encuentra velando a su llegada!” Lc 12, 35-38

Del santo Evangelio según san Lucas: 12, 35-38

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Estén listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas. Sean semejantes a los criados que están esperando a que su señor regrese de la boda, para abrirle en cuanto llegue y toque. Dichosos aquellos a quienes su señor, al llegar, encuentre en vela. Yo les aseguro que se recogerá la túnica, los hará sentar a la mesa y él mismo les servirá. Y si llega a medianoche o a la madrugada y los encuentra en vela, dichosos ellos". 
Palabra del Señor. 
Gloria a ti, Señor Jesús.

Estén preparados dice Jesús, eso es, estar dispuestos, es decir, estar prevenidos para aquello que no ha sucedido pero que está próximo a ocurrir. Sabemos que nadie pasa un examen si no se ha preparado bien.
Las vestiduras deben estar ceñidas, esto es, listas para hacer algo importante y que además no nos estorbe para entrar en acción. Con las lámparas encendidas, en otras palabras, iluminados, lejos de las tinieblas de la ignorancia, lámparas provistas de suficiente aceite para que no se apague.
El alma que ha recibido la luz de Dios, es lámpara y alumbra a los demás. Entonces si nosotros estamos con suficiente claridad y vigilancia y enseñemos a los demás para que también lo estén.

Sucede que en algunas ocasiones nuestros padres fueron a una fiesta, nos dijeron al irse que nos portáramos bien. Nosotros esperamos como mucha alegría su regreso, con la casa ordenada y las tareas bien hechas. Y Cuando regresaron, no pusimos alegres, los recibimos sonrientes y ellos fueron felices porque nosotros habíamos cumplido.
Es así, como a nosotros nos corresponde tener esperanza en la venida del Señor. El puede venir de una manera universal o en nuestra última hora terrenal. El que se ha liberado de la maldad, y ha hecho las cosas bien, siempre lo esperará con alegría. Estemos siempre preparados a celebrar el regreso de nuestro Señor, vigilando la puerta, prontos a obedecer cuando venga llamando.
Pero si no hemos obrado bien, estaremos preocupados si nos tocan la puerta y si no tenemos nada bueno que mostrar, talvez temeremos abrirla o nos demoraremos en hacerlo. Si embargo, si estamos seguros de nuestras buenas obras, abriremos inmediatamente y con mucho amor, esto es, estaremos felices. Además, si estamos con las lámparas encendidas y con los ojos bien abiertos cuando el Señor venga, aún más felices, porque estaremos con la luz que rechaza las tinieblas de la desidia y la pereza, por eso estaremos atentos y vigilantes.
Entonces el Señor, nos hará sentarnos, esto es, nos dará el merecido descanso, por todo lo que hemos trabajado por el Reino en nuestra vida, y nos dará muchos beneficios y satisfacciones espirituales.
Porque el Señor, volverá, no conocemos ni el día ni la hora, pero sabemos con toda seguridad que ha de volver, triunfante y glorioso.
Pero quiso el Señor, por tanto, que nos fuese desconocida la última hora, para que no pudiendo preverla, estemos siempre preparándonos para ella.
En solemne exhortación san Pablo nos dice: “He competido en la noble competición, he llegado a la meta de la carrera, he conservado la fe. Y desde ahora me aguarda la corona de la justicia que aquel día me entregara el Señor”
(2 Tm 4:7-8)
Por comprender todo esto, Gracias Señor.
La paz del Señor Sea con Ustedes
Oh Jesús, todo los que haces, nos maravilla.

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

No hay comentarios: