Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

24 de octubre de 2014

Discernir los signos de los tiempos. Lucas 12, 54-59

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 12, 54-59


Jesús dijo a la multitud:
Cuando ven que una nube se levanta en occidente, ustedes dicen en seguida que va a llover, y así sucede. y cuando sopla viento del sur, dicen que hará calor, y así sucede.
¡Hipócritas! Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?
¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo? Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con él en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y éste te ponga en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.



Compartiendo la Palabra
Por CELAM - CEBIPAL

Discernir los signos de los tiempos
“Sabéis explorar el aspecto de la tierra y del cielo,
¿cómo no exploráis, pues, este tiempo?”

Con las palabras “también decía a la gente” (12,54), el relato del evangelio de Lucas que hemos venido leyendo casi de corrido, nos indica que comienza una nueva etapa en la formación que Jesús ofrece en el camino hacia Jerusalén. En ella Jesús hace nuevos llamados a la conversión.


En consonancia con la invitación que Jesús ha venido haciendo para que su Palabra sea “escuchada” y a partir de ella se inicie una camino de conversión y compromiso en el seguimiento (por ejemplo, en 11,27-28: “Dichosos los que oyen la Palabra de Dios y la guardan”), Jesús insiste hoy sobre este tema a partir de dos realidades bien conocidas por los oyentes:
• En 12,54-57, la experiencia cotidiana del pronóstico del tiempo.
• En 12,58-59, la necesidad de poner en orden la cartera, antes que se venga un problema financiero grave sobre la casa.

En ambos casos, el análisis de la situación, conduce a una toma de decisiones. El segundo caso, de manera especial, subraya la urgencia de esta toma de decisiones.

1. Primera situación: el análisis de los signos de los tiempos (12,54-57)


Por experiencia sabemos que en Palestina las lluvias habitualmente vienen desde la región suroeste, sin embargo no siempre es claro si un bochorno viene del oriente o del sudeste. Los cambios climáticos y las lluvias nos llevan a tomar decisiones en nuestra agenda o en los accesorios que llevaremos. Jesús dice que si sabemos interpretar los signos metereológicos, ¡como no sabemos interpretar los signos del Reino que están presentes en su enseñanza y en sus obras!

La comparación con el “pronóstico del tiempo” (como el que vemos todos los días por la televisión) subraya que la ponderación de los signos –lo que se “ve”– conduce a interpretaciones –se “dice” algo– y de éste se ven las consecuencias –“y así sucede”–. La “hipocresía”, con la que Jesús califica a los fariseos y escribas que se niegan a dar el paso de la conversión, Jesús se la aplica a la gente que no ejercita su facultad de discernimiento por una cierta rigidez interna: ¿cómo es que una persona que sabe ver todos los días los signos de los tiempos, no es capaz de ver los signos de la acción de Dios en el ministerio de Jesús? Jesús dice: “¿Cómo es que no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo?” (12,57).

2. Segunda situación: el caso del deudor (12,58-59)

Jesús evoca –en forma de parábola– la situación de un hombre que tiene una deuda y al cual le van a aplicar la ley para que haga el pago respectivo. Este hombre tiene dos opciones: (1) o hace una conciliación, esto es, hace una negociación, con su adversario, (2) o se atiene a las consecuencias, esto es, se va a la cárcel. Con este ejemplo, Jesús nos subraya que es importante que arreglemos nuestros propios asuntos antes que sea demasiado tarde y ya no podamos echar para atrás, porque el momento crucial se acerca.

Aunque el énfasis de esta parábola está en “la decisión tomada a tiempo”, también se recalca que previo a tal decisión está el discernimiento, la ponderación de la situación en sus diversas facetas y decidiendo con inteligencia y buen sentido. Cuando la vida va camino hacia la ruina, hay que detenerse para reflexionar y optar por una nueva ruta.

Frente a la persona de Jesús y su mensaje, cada uno de nosotros está siendo invitado continuamente a observar, escuchar, analizar sus signos y tomar la sabia decisión de escogerlo a él, orientando la vida por la ruta que los signos discretos de su presencia nos señalan.

Cultivemos la semilla de la Palabra en lo profundo del corazón

1.
Todo cristiano debe estar en continuo ejercicio de discernimiento: ¿Discernir qué? ¿Cómo hacerlo?

2.
En estos tiempos que vivimos: ¿Qué signos hay de que el Reino de Dios está creciendo? ¿Qué signos hay de Anti-Reino?

3.
¿Qué enseña la parábola del “deudor”? ¿Cómo se aplica a quien lee todos los días el evangelio y no toma decisiones concretas sobre su vida?

“¿Ves la gloria del mundo? Es gloria vana;
nada tiene de estable, todo se pasa”
(Santa Teresa de Jesús)

No hay comentarios: