Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

30 de septiembre de 2014

"YO TE BENDIGO, SEÑOR, EN TODO MOMENTO"


“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando me levanto tan pronto suena la alarma… a la misma hora… todos los días… elevo mi mirada a Dios… en una pequeña plegaria de entrega… de agradecimiento… de amor…

“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando durante el día, levanto el teléfono espiritual, para comunicarme contigo… derramando el corazón en cada palabra… ante los acontecimientos inesperados… ante las contrariedades del diario vivir… ante la convivencia con las almas… ante las propias necesidades personales del alma… siempre… siempre… buscando esa comunicación… ese consuelo… esa protección… esa palabra que sostiene y fortalece…

“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando tomo el Santo Rosario en mis manos y lo rezo con devoción, con esperanza, con el corazón…
“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando al sentarme a la mesa, hago una pequeña oración de agradecimiento por los alimentos… recordándome de las almas que en esos instante tienen tanta hambre y nada que comer… ofreciendo el deseo de reparar haciendo el propósito de no comer por comer, y mucho menos comer manjares deliciosos que no son necesarios para la salud ni del cuerpo ni del alma… evitando desperdiciar comida… comiendo lo que me disgusta o no me apetece por su presentación…

“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando cultivo la virtud a pesar de todo… simplemente porque Tu me lo pides… porque Tu lo esperas de mi… porque es la mejor forma de procurar y avanzar en la santidad personal… en la libertad de espíritu… en la posesión de la verdadera caridad…
“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando al llegar la hora de descanso puedo hacer detenidamente, con exquisito cuidado y arrepentimiento…el examen de conciencia… preparando el alma para la pronta confesión… que es el Tribunal de la Divina Misericordia…

“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando participo de la Santa Misa diaria… con atención, devoción, y amor… para crecer, para conocer, para vivir, para sanación… para santificación, … en una intima comunión contigo, mi Señor…
“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando cultivo tu Santa Palabra… aplicándola y viviéndola en todo su esplendor… en cada detalle del diario vivir…
“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando me abandono a tu Santa Voluntad, aceptándola, viviéndola y amándola…en todas las circunstancias…

“Yo te bendigo, Señor, en todo momento”… cuando te contemplo descubriéndote en las almas… en el amigo y en el enemigo… en el pequeño y en el grande… en joven y en el anciano… en el pobre y en el rico… en el sabio y en el ignorante… en el obrero y en el profesional… en el político y el religioso… en el de ambulante y en el trabajador… en el sano y en el enfermo… en cada prójimo… sin diferencias… sin preferencias… sin temores… sin apegos… sin nada… que no seas Tu… mi Señor…

Simplemente porque te amo...con todo mi corazón...con toda mi alma... porque Tu eres Dios... mi dulce Dios...mi eterno Dios... mi adorado Dios... hoy, mañana y siempre...
                                                 ...Desde la Soledad del Sagrario...

No hay comentarios: