Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

13 de septiembre de 2014

Un rico pobre

Hay más alegría en dar que en recibir. » (Jesús).

Había una vez un hombre que era muy rico. Era dueño de tantos negocios, tantas fábricas y tantos bancos, que todas las semanas, recibía en su palacio varios camiones cargados de dinero. Ya no sabía dónde ponerlo, ni en qué gastarlo. Todo lo que le gustaba se lo compraba: aviones, barcos, trenes, edificios, monumentos, etc. Siempre estaba buscando cosas para comprar.

Hasta que llegó un día en que este hombre ya tenía de todo. No había nada que no tuviera. Todo era suyo. Aunque había una cosa que no conseguía tener y por más que comprara cosas, nunca la encontraba. Era la alegría. Nunca encontró la tienda donde la vendían.

Se empeñó en buscarla costara lo que costara porque era lo último que le quedaba por tener Recorrió medio mundo en su busca, pero no daba con ella. Estando en un pequeño pueblo, se enteró de que un anciano sabio podría ayudarle. Vivía en lo alto de una montaña, en una humilde y pobre cabaña. Se dirigió hacia allí y cuando le encontró dijo:

-Me han dicho que usted podría ayudarme a encontrar la alegría.

El anciano le miró con una sonrisa y le dijo:
-Pues ya la ha encontrado amigo. Yo tengo mucha alegría.

-¿Usted? -respondió extrañado el hombre-. ¡Pero si usted no tiene más que una pobre cabaña y poco más!

-Es cierto, y gracias a ello tengo alegría, porque voy dando todo lo que tengo de más al que lo necesita -respondió el anciano.

-¿Y así se consigue la alegría? -preguntó el hombre.

-Así la he encontrado yo -dijo el anciano.

El hombre se marchó pensativo. Al cabo de un tiempo, se decidió a dar todo lo que no necesitaba a los que sí lo necesitaban. Con gran sorpresa, descubrió que haciendo eso, ya estaba alegre. Se había dado cuenta de que había más alegría en dar, y hacer felices a los demás, que en recibir y tener cosas sin compartirlas.

JOSÉ REAL NAVARRO

No hay comentarios: