Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

23 de septiembre de 2014

Martes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario

Martes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario
1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces lo avisaron: "Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte." Él les contestó: "Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen."(Lucas 8:19-21).


1. Continuamos meditando las consecuencias benéficas de acoger la Palabra de Dios. En este breve episodio del evangelio de hoy vemos que María y otros parientes de Jesús acuden a buscarle. Le avisan: "Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte."  Y Jesús da una respuesta que suena a despectiva: "Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen." Con estas palabras no pretendió Jesús ni rebajar a su madre, ni quitar importancia a la familia, sino decirnos quienes forman en verdad su familia. No es una  familia  que se sustenta en los lazos de sangre; sólo la escucha y vivencia de la Palabra de Dios nos hace verdaderos hermanos y miembros de la familia del Reino.  Y ¿quién mejor que María ha escuchado y puesto en práctica la Palabra de Dios? Ella es la mejor discípula de Jesús. De modo que la dicha y dignidad de María no radica tanto en haber concebido corporalmente a Jesús, cuanto en haberlo concebido en su corazón. Por eso dice san Agustín que de nada le hubiera servido a María su maternidad corporal, si no hubiera acogido y vivido la Palabra de Dios… María, Madre, ruega por mí, que yo acoja y viva la Palabra de Dios como tú.

2.  El que escucha y pone en práctica la palabra de Dios ése es madre y hermano de Jesús. A nosotros el bautismo nos incorporó oficialmente a la familia de Dios. Pero no podemos creer que eso basta. Como a los judíos no les bastaba proclamar que eran hijos de Abraham si no hacían las obras de Abrahán, así a nosotros, de poco nos sirve estar bautizados, si no escuchamos la Palabra de Dios y la acogemos y la vivimos. Ya dijo Jesús que para entrar en el Reino de los cielo no basta proclamar: “Señor, Señor”, sino que para ello hay que cumplir la voluntad del Padre. Y hoy nos dices, Señor, que acoger la Palabra y vivirla son los lazos que nos hacen entrar en comunión contigo. Señor Jesús, que seamos buenos oidores y cumplidores de la palabra, así estaremos entre los que dijiste que son “tu madre y tus hermanos.”

3. Hay quienes se enorgullecen de pertenecer a una familia ilustre y significada. ¿Y qué parentesco más ilustre que el de ser hijo de Dios y hermano de Jesús?  Y para  ello no se nos  exige ser de este linaje o aquél,  estar dotado de una inteligencia especial o unas cualidades extraordinarias… La familia de Dios está abierta a todos. Y para pertenecer a ella sólo se necesita escuchar la Palabra y ponerla por obra. Cuando lo hacemos Jesús nos acoge y nos hace participar de la misma intimidad que tenía con su Madre María. Así de fácil nos lo pone el Señor. Gracias, Señor, por tu amor. Gracias por tu familia, la Iglesia. Gracias porque en ella nos acoges a todos y nos hermanas y nos sientas en tu mesa, si escuchamos y vivimos tu Palabra. Señor Jesús, que, en tu Iglesia, todos seamos lámpara alzada en medio de este mundo tan necesitado de Luz.

3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.

23/09/2014

No hay comentarios: