Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

4 de septiembre de 2014

Lunes de la 7ª semana de Pascua

Lunes de la 7ª semana de Pascua
1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
En aquel tiempo, dijeron los discípulos a Jesús: Ahora sí que hablas claro y no usas comparaciones. Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que saliste de Dios. Les contestó Jesús: - ¿Ahora creéis? Pues mirad: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo. Pero no estoy solo, porque está conmigo el Padre. Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas; pero tened valor: yo he vencido al mundo. (Juan 16,29-33).

1. Continuamos meditando la conversación que mantuvo Jesús con los discípulos después de la Última cena. El ambiente es de despedida y de tristeza. Los discípulos creen ver claro ya todo lo que Jesús les ha comunicado: “Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que saliste de Dios”. Sin embargo, parece que Jesús no se fía de la firmeza de su fe: “¿Ahora creéis?”, les dice.  Jesús sabe que su fe es débil y se va a quebrar aquella misma noche: “Está por llegar la hora; mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo.”¡Qué amargo y decepcionante momento para Jesús! Ellos le ha prometido fidelidad; pero, cuando llegue el peligro, lo abandonarán… Como hemos hecho nosotros muchas veces. En los momentos de fervor y bonanza espiritual, muchas profesiones  de fe y de amor y defensa de los valores del evangelio y compromiso con los que sufren o no son tratados justamente  –pobres, emigrantes, marginados, etc.-. Pero cuando eso supone arriesgar el bienestar, la vida cómoda, la buena opinión sobre nosotros, etc. ¡qué cobardemente recogemos velas y nos callamos! Señor, que te confesemos y te seamos fieles también cuando vivir tu evangelio choque con nuestra tendencia a acomodarnos a la moda, y con el miedo a complicarnos la vida.

2. Los discípulos abandonarán a Jesús, pero él no estará solo: el Padre siempre estará con él. Qué emocionante y consoladora la afirmación final de Jesús: “Pero yo no estoy solo, porque el Padre está conmigo”. El Padre nunca abandonará a Jesús. Tampoco a nosotros nos abandona. Con el Padre siempre podemos contar. El nunca nos falla. Somos nosotros los que fallamos olvidándonos de él... Señor Jesús,  mete muy dentro de nuestros corazones esta seguridad de que el Padre siempre está con nosotros, y que en los momentos de dificultad -externa o interna-, confiemos firmemente en su amor y nos abandonemos en sus manos paternales como hiciste tú. Que entonces, recordemos y nos animemos diciéndonos lo que tú decías de ti Señor: “Yo no estoy solo, porque está conmigo el Padre.”

3. Aquella misma noche los discípulos verán a Jesús en toda su debilidad de hombre: temeroso y sudando sangre en Getsemaní. Y después, insultado, azotado y crucificado. Verán el “mundo” –a los enemigos de Jesús-  actuando contra él de la forma más cruel; sin embargo, el “mundo” no podrá derrotarlo… La vida puede tratarnos muy mal; podremos sufrir incomprensiones, fracasos, desprecios, calumnias; pero, unidos a Cristo, que ha vencido al mundo, no seremos derrotados por el mal: “tened valor: yo he vencido el mundo… Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí.” ¿Cómo vamos a temer, si sabemos que la última palabra no la tiene el mal sino el bien, ni la tiene el sufrimiento, sino la paz y la alegría? Señor, que se cumpla  en nosotros tu palabra  y encontremos la paz en ti.

3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.
02/06/2014

No hay comentarios: