Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

11 de septiembre de 2014

Lucas 6. 27-38 "Amad a vuestros enemigos"


Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,27-38):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen. Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. ¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros.»

Palabra del Señor

El texto de San Lucas pertenece al sermón de la llanura. Antes, en las bienaventuranzas, nos
ha revelado cómo el amor gratuito del Padre llega a los últimos. Jesús habla a la multitud de un pueblo presente y les pide que amen desinteresadamente como el Padre. Así debe ser el amor la única  clave de la vida de los seguidores de Jesús.

Empieza por lo más difícil: "amar a quienes son nuestros enemigos". Este enemigo nuestro no debe convertirse primero en amigo nuestro y ser amado después. El proceso es al revés. Es
desagradable, pero inevitable, tener a nuestro lado personas en desacuerdo con nosotros.
"Olvídame", le decimos a alguno. "Para mí, como si no existieras".

El Evangelio nos pide algo más difícil que no tener enemigos: bastaría nuestro silencio ante la
injusticia. Da un paso más adelante: nos pide amar al enemigo, es decir:

1) Hacer un amigo de quien se considera enemigo nuestro.
2) Decir bien (ben-decir), rogar por ellos: son formas de amarlos.

En el Antiguo Testamento era algo natural el odio a los enemigos. Jesús, en cambio, quiere que adoptemos en la vida el comportamiento misericordioso de Dios. "Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo. Y esto, sobre todo cálculo humano egoísta.

Este amor nuevo, que nos pide Jesús, nos exige gestos más difíciles de amor:

a) no responder intempestivamente a una ofensa;
b) dar de lo nuestro, incluso de lo que necesitamos.

La "regla de oro" nos la marca el comportamiento del Padre: ser misericordiosos como El.
Su amor se dirige a todos, salvando los obstáculos de nuestra ingratitud y pecado. El amor no es la actitud del débil sino del que siempre confía en el cambio del otro. Nos pide Jesús que no echemos la culpa a los demás y que superemos el odio, que amemos y que hagamos el bien a todos. Las  palabras de Jesús suponen una nueva actitud en nosotros: nuestra propia conversión y la aceptación de la construcción del Reino con un nuevo modelo de sociedad en el que prime la justicia y el perdón.

Sólo así podrá surgir la comunidad de Jesús. 


Nos lo resume muy bien esta coplita popular: 



"Querer a quien no te quiera, 

a eso se llama querer. 

Porque querer a quien te quiera
se llama corresponder,

 y eso lo hace cualquiera".

Autor: Padre Juan José Palomino del Alamo

No hay comentarios: