Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

13 de septiembre de 2014

La Palabra de Dios diaria: Sábado de la 23ª semana del Tiempo Ordinario



Santos: Juan Crisóstomo, Doctor de la Iglesia; Amado de Luxeuil, obispo. Dedicación de la Basílica del Santo Sepulcro.

Vísperas I del domingo: 4a semana del Salterio. Tomo IV: pp. 1076 y 220. Para los fieles: pp. 722 y 415. Edición popular: pp. 289 y 479. Memoria (Blanco)

FORMAMOS UN SOLO CUERPO
1 Co 10,14-22; Lc 6, 43-49
El criterio que proporciona el Evangelio de san Lucas para distinguir a los cristianos genuinos de los que no lo son, es el de los frutos. No es posible escuchar distraídamente la Palabra de Dios y tomar al vuelo algunas "buenas intenciones" para cumplirlas en un hipotético futuro. El oyente atento de la Palabra pasa de inmediato a la acción. En ese sentido la carta a los Corintios no puede aprobar que un cristiano viva con el corazón dividido, pretendiendo servir a Dios y dejándose arrastrar por las prácticas idolátricas. Son opciones totalizadoras que implican a toda la persona. El que se vincula a través del bautismo con Cristo Jesús, no puede estar al servicio de prácticas religiosas que propagan el servilismo, la alienación y la pérdida del autocontrol de la voluntad, para dejarse arrastrar por alguna pasión egoísta.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Dn 12, 3)
Los guías sabios brillarán como el esplendor del firmamento, y los que enseñaron a muchos la justicia, resplandecerán como estrellas por toda la eternidad.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, fortaleza de los que en ti esperan, que quisiste que el obispo san Juan Crisóstomo brillara por su admirable elocuencia y por su firmeza en las tribulaciones, concédenos que, instruidos por sus enseñanzas, nos fortalezca el ejemplo de su invencible paciencia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA
Aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo pan.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 10, 14-22
Queridos hermanos: Huyan de la idolatría. Me dirijo a ustedes como a hombres sensatos; ustedes mismos juzguen lo que voy a decir: El cáliz de la bendición con el que damos gracias, ¿no nos une a Cristo por medio de su sangre? Y el pan que partimos, ¿no nos une a Cristo por medio de su cuerpo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo pan. Consideren al pueblo de Israel: ¿no es cierto que los que comen de la víctima sacrificada en el altar quedan unidos a él?
Con esto no quiero decir que el ídolo represente algo real, ni que la carne ofrecida a los ídolos tenga algún valor especial. Lo que quiero decir es que, cuando los paganos ofrecen sus sacrificios, se los ofrecen a los demonios y no a Dios.
Ahora bien, yo no quiero que ustedes se asocien con los demonios. No pueden beber el cáliz del Señor y el cáliz de los demonios. No pueden compartir la mesa del Señor y la mesa de los demonios. ¿O queremos provocar acaso la indignación del Señor creyéndonos más poderosos que Él? 

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Comentario:
La Iglesia Nace de la Eucaristía

La primera lectura de hoy ilumina profundamente la frase que tomamos como título de esta sección: lo que somos como cuerpo de Cristo nace del cuerpo de Cristo. Del cuerpo físico, flagelado, torturado, muerto y luego glorificado, hemos nacido todos nosotros, que, en lo que padecemos y en lo que hemos hecho padecer, en lo que manifestamos y en lo que habremos de manifestar de la gloria del Padre, somos cuerpo suyo. Su Cuerpo nos hace cuerpo.

Ya hemos mencionado en otros comentarios cómo los fieles de Corinto eran propensos a las divisiones y partidismos. Su ciudad, un populoso puerto repleto de comerciantes tanto como de maestros de toda clase de teorías y doctrinas, era terreno abonado para una especie de continua competencia y búsqueda de adeptos y discípulos. Es natural que esto engendrara una mentalidad propensa a los grupos, a las polémicas y a las divisiones. Pablo era consciente de las causas profundas de este modo de pensar y de obrar y quiere sanarlas llevando l atención de aquellos cristianos hacia la raíz misma de su ser; por eso escribe: "El cáliz de la bendición con el que damos gracias, ¿no nos une a Cristo por medio de su sangre? Y el pan que partimos, ¿no nos une a Cristo por medio de su cuerpo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo pan."

Una consecuencia importante de esta enseñanza es que nuestra unidad radica en Cristo y no en otras cosas, por bellas o plausibles que nos parezcan. La unidad no la dan ni la darán las clases sociales, los estilos litúrgicos, las preferencias teológicas, los temperamentos o el pasado nacional o cultural. Más bien: todas esas cosas, que en su medida pueden ayudar, también pueden interrumpir o dificultar la unidad entre los cristianos. Ser pobre o ser francés o alemán, preferir el canto gregoriano o la teología apofática, tener un talento muy contemplativo o un modo de ser modesto y educado, todo ello puede definir modos de ser cristiano pero no puede definir el cristianismo. Sólo quien busca a Cristo por encima de toda versión existente o posible de cristianismo podrá trabajar eficazmente en la unidad entre los redimidos por una misma Sangre y congregados por un mismo Cuerpo.

Del salmo 115 R/. Señor, te ofreceré con gratitud un sacrificio.
¿Cómo le pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Levantaré el cáliz de salvación e invocaré el nombre del Señor. R/.
Te ofreceré con gratitud un sacrificio e invocaré tu nombre. Cumpliré mis promesas al Señor ante todo su pueblo. R/.


ACLAMACIÓN (Jn 14, 23) R/. Aleluya, aleluya.
El que me ama, cumplirá mi palabra, dice el Señor; y mi Padre lo amará y vendremos a él. R/.

¿Por qué me dicen 'Señor, Señor', y no hacen lo que yo les digo?

Del santo Evangelio según san Lucas: 6, 43-49
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "No hay árbol bueno que produzca frutos malos, ni árbol malo que produzca frutos buenos. Cada árbol se conoce por sus frutos. No se recogen higos de las zarzas, ni se cortan uvas de los espinos.
El hombre bueno dice cosas buenas, porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas, porque el mal está en su corazón, pues la boca habla de lo que está lleno el corazón.
¿Por qué me dicen 'Señor, Señor', y no hacen lo que yo les digo? Les voy a decir a quién se parece el que viene a mí y escucha mis palabras y las pone en práctica. Se parece a un hombre, que al construir su casa, hizo una excavación profunda, para echar los cimientos sobre la roca. Vino la creciente y chocó el río contra aquella casa, pero no la pudo derribar, porque estaba sólidamente construida.
Pero el que no pone en práctica lo que escucha, se parece a un hombre que construyó su casa a flor de tierra, sin cimientos. Chocó el río contra ella e inmediatamente la derribó y quedó completamente destruida". 

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Comentario:
 Hacer lo escuchado

La pregunta de Jesús en el evangelio de hoy no pierde actualidad: "¿Por qué me dicen: Señor, Señor; y no hacen lo que yo les digo?". El Génesis nos relata con primorosa belleza el poder que reside en la Palabra de Dios: "dijo Dios... y fue así" (Gén 1,6-7.9.11). Lo propio de la creación es precisamente eso: no hay ruptura, no hay solución de continuidad entre la palabra pronunciada y la obra realizada.

Cristo, en cambio, detecta ahora una situación diferente. Ahora sucede que Dios habla y nada sucede. Es ante todo una afrenta a Dios. Nuestra rebeldía es como un modo de decirle que él no es nuestro creador o nosotros no somos sus creaturas.

Hay otra cosa interesante en el texto de hoy. El mismo Señor nos hace ver que hay una continuidad entre el corazón y la boca, pues enseña que "la boca habla de lo que está lleno el corazón". Esto, que es verdad en el hombre, semejanza de Dios, es verdad de modo eminente en Dios, de quien el hombre ha sido hecho imagen. Es decir: la boca de Dios no habla otra cosa sino lo que tiene su corazón.

Es lo mismo que leemos en el evangelio de Juan: " Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer" (Jn 1,18). Cristo, Palabra del Padre, es también la expresión del ser íntimo del Padre, de modo que nada más cabe conocer de Dios sino lo que podemos saber a través de Cristo y en Cristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Que te agrade, Dios nuestro, el sacrificio que alegres te presentamos en la conmemoración de san Juan Crisóstomo, por cuyas enseñanzas te alabamos y nos entregamos enteramente a ti. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Cfr. 1 Co 1, 23-24)
Nosotros predicamos a Cristo crucificado: a Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Concede, Dios misericordioso, que el sacramento que recibimos en la conmemoración de san Juan Crisóstomo, nos haga crecer en tu amor y nos haga fieles testigos de la verdad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Homilías de Fr. Nelson Medina, O.P.

No hay comentarios: