Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

17 de septiembre de 2014

La Palabra de Dios diaria: Miércoles de la 24ª semana del Tiempo Ordinario



Santos: Roberto Belarmino, Doctor de la Iglesia; Hildegarda Von Bingen, Doctora de la Iglesia; Pedro Arbúes, mártir. Feria (Verde)

EL AMOR Y LA SABIDURÍA
1 Co 12, 31-13,13, Lc 7,31-35
La generación a la que pertenecían Juan Bautista y Jesús fue privilegiada por la simple razón de que pudieron interactuar con dos profetas de extraordinaria personalidad. Dos personas radicalmente fieles a Dios, que en su misión evangelizadora, asumieron estilos y formas de misionar dispares. La frugalidad de Juan y la gustosa alegría del Señor Jesús, se convirtieron en pretextos en manos de sus adversarios, que pretendieron descalificarlos para excusarse de escuchar su mensaje. Aquella gente no tuvo la apertura para apreciar la novedad que Dios manifestaba en la misión de cada uno de sus enviados. En otra óptica el apóstol san Pablo también realiza una contraposición, entre los dones y carismas vistosos (sabiduría, elocuencia, generosidad) y el don supremo: el amor. Los rasgos del amor son extraordinarios porque reflejan la manera de ser de Dios, que acoge a cada persona de manera incondicional. El amor trasciende los límites de los mínimos y se desborda en una entrega ilimitada que busca el bienestar del amado.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Sal 47, 10-11)
Meditamos, Señor, los dones de tu amor, en medio de tu templo. Tu alabanza llega hasta los confines de la tierra como tu fama. Tu diestra está llena de justicia.

ORACIÓN COLECTA
Señor Dios, que ordenas todas las cosas conforme a tu admirable designio, recibe con bondad las oraciones que te dirigimos por nuestra patria, a fin de que, por la sabiduría de sus gobernantes y la honestidad de los ciudadanos, se consoliden la concordia y la justicia y así sea posible construir, con paz, un progreso perdurable. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA
Entre estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor, el amor es la mayor de las tres.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 12, 31-13, 13
Hermanos: Aspiren a los dones de Dios más excelentes. Voy a mostrarles el camino mejor de todos. Aunque yo hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que una campana que resuena o unos platillos que aturden. Aunque yo tuviera el don de profecía y penetrara todos los misterios, aunque yo poseyera en grado sublime el don de ciencia y mi fe fuera tan grande como para cambiar de sitio las montañas, si no tengo amor, nada soy. Aunque yo repartiera en limosnas todos mis bienes y aunque me dejara quemar vivo, si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es grosero ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. El amor disculpa sin límites, confía sin límites, espera sin límites, soporta sin límites.
El amor dura por siempre; en cambio, el don de profecía se acabará; el don de lenguas desaparecerá, y el don de ciencia dejará de existir, porque nuestros dones de ciencia y de profecía son imperfectos. Pero cuando llegue la consumación, todo lo imperfecto desaparecerá.
Cuando yo era niño, hablaba como niño, sentía como niño y pensaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, hice a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo y oscuramente, pero después será cara a cara. Ahora sólo conozco de una manera imperfecta, pero entonces conoceré a Dios como Él me conoce a mí. Ahora tenemos estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor; pero el amor es la mayor de las tres. 

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Comentario:
Después de este canto a la necesidad del amor, viene la segunda parte del himno en que se describen las propiedades o características del amor que constituyen su belleza moral; “El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”

La mayoría de los términos con que designa esas propiedades son ya, de por sí, suficientemente claros, “es paciente”, por supera en paz los  trabajos y contratiempos que se le presenta, “es servicial”, por su utilidad y disposición a los demás, “no es envidioso”  cuando ve que a otros le va bien y es amado por sus hermanos, “no hace alarde”, evitando hablar y obrar arrogantemente que si no es por mí, nadie más lo hace, “no se envanece”,evitando incluso el pensar alto de sí mismo y sentirse más importante que los demás, “no procede con bajeza”, porque no está dispuesto a hacer miramiento con el prójimo, “no busca su propio interés”, es decir no busca el beneficio propio, “no se irrita, si las cosas no salen a su gusto, porque acepta la voluntad de Dios, “no tiene en cuenta el mal recibido”, es decir, no toma en cuenta el mal, que es lo contrario del espíritu de venganza,“no se alegra de la injusticia”, es decir no hace leña del árbol caído,aunque ello traiga alguna ventaja momentánea, y le ayude a uno justificar sus actos,  “sino que se regocija con la verdad”,  es decir participa de la alegría que siente Dios y todos los hombres buenos cuando las cosas van por el recto camino. “El amor todo lo disculpa”, porque es capaz de tapar cuanto puede de los defectos del prójimo, “todo lo cree, todo lo espera”,porque tiene tendencia a suponer en todos una recta intención, “todo lo soporta, en especial si fallan esas esperanzas y surgen contratiempos, todo lo soporta pacientemente. En verdad, puede muy bien decirse que el amor, la caridad resume en sí todas las demás virtudes, que no son sino modalidades diversas de una misma caridad y de un idéntico amor.

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant 

Del salmo 32 R/. Dichoso el pueblo escogido por Dios.
Demos gracias a Dios al son del arpa, que la lira acompañe nuestros cantos, cantemos en su honor nuevos cantares, al compás de instrumentos aclamémoslo. R/.
Sincera es la palabra del Señor y todas sus acciones son leales. Él ama la justicia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades. R/.
Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, dichoso el pueblo que escogió por suyo. Muéstrate bondadoso con nosotros, porque en ti, Señor, hemos confiado. R/.


ACLAMACIÓN (Cfr. Jn 6, 63. 68) R/. Aleluya, aleluya.
Tus palabras, Señor, son espíritu y vida. Tú tienes palabras de vida eterna. R/.

Tocamos la flauta y ustedes no bailaron, cantamos canciones tristes y no lloraron.

Del santo Evangelio según san Lucas: 7, 31-35
En aquel tiempo, Jesús dijo: "¿Con quién compararé a los hombres de esta generación? ¿A quién se parecen? Se parecen a esos niños que se sientan a jugar en la plaza y se gritan los unos a los otros:
`Tocamos la flauta y no han bailado, cantamos canciones tristes y no han llorado'.
Porque vino Juan el Bautista, que ni comía pan ni bebía vino, y ustedes dijeron: `Ése está endemoniado'. Y viene el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: 'Este hombre es un glotón y un bebedor, amigo de publicanos y pecadores'. Pero sólo aquellos que tienen la sabiduría de Dios, son quienes lo reconocen". 

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Comentario:
Jesús compara la generación de su tiempo a esos niños siempre descontentos que no saben jugar con felicidad, que siempre rechazan la invitación de los otros: si tocan música, no bailan; si cantan un canto de lamento, no lloran... nada les va bien. Esa gente no estaba abierta a la Palabra de Dios. Su rechazo no es al mensaje, es al mensajero. Rechazaban a Juan Bautista, que no comía y no bebía pero decían que era un endemoniado, así como también rechazaban a Jesús, porque era de buen comer y un bebedor, amigo de publicanos y pecadores. Tienen siempre un motivo para criticar al predicador. 
Y ellos, la gente de aquel tiempo, preferían refugiarse en una religión más elaborada: en los preceptos morales, como el grupo de fariseos; en el compromiso político, como los saduceos; en la revolución social, como los celotes; en la espiritualidad gnóstica, como los esenios. Estaban con su sistema bien limpio, bien hecho. Pero el predicador no. (Cf. S.S. Francisco, 13 de diciembre de 2013, homilía en Santa Marta) .

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
La oblación que te ofrecemos, Señor, nos purifique, y nos haga participar, de día en día, de la vida del reino glorioso. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 11, 28)
Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados, y yo los aliviaré, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que nos has colmado con tantas gracias, concédenos alcanzar los dones de la salvación y que nunca dejemos de alabarte. Por Jesucristo, nuestro Señor.

No hay comentarios: