Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

11 de septiembre de 2014

Jueves de la Vigésimo Tercera Semana Durante el Año

EVANGELIO
Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     6, 27-38
Jesús dijo a sus discípulos:
«Yo les digo a ustedes que me escuchan: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian. Bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los difaman. Al que te pegue en una mejilla, preséntale también la otra; al que te quite el manto, no le niegues la túnica. Dale a todo el que te pida, y al que tome lo tuyo no se lo reclames.
Hagan por los demás lo que quieren que los hombres hagan por ustedes. Si aman a aquellos que los aman, ¿qué mérito tienen? Porque hasta los pecadores aman a aquellos que los aman. Si hacen el bien a aquellos que se lo hacen a ustedes, ¿qué mérito tienen? Eso lo hacen también los pecadores. Y si prestan a aquellos de quienes esperan recibir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan a los pecadores, para recibir de ellos lo mismo.
Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada en cambio. Entonces la recompensa de ustedes será grande y serán hijos del Altísimo, porque él es bueno con los desagradecidos y los malos.
Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso. No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados. Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes.»
Palabra del Señor.

MEDITACION
Y llegamos tal vez a la página clave para los seguidores de Jesús.
Acá está el contenido profundo del Reino que viene a proclamar. Esta es la Buena Noticia (= evangelio) que se le encargó anunciar. Estos son los frutos que se espera de quien ha acogido la Palabra de Dios. Esto es lo que ha distinguido al cristianismo de cualquier otra creencia, religiosa o no,  ya que «el conocimiento llena de orgullo, mientras que el amor edifica» (1L).
El Señor habla como quien tiene autoridad, porque ha vivido lo que predica.
«Difícilmente se encuentra alguien que dé su vida por un hombre justo; tal vez alguno sea capaz de morir por un bienhechor. Pero la prueba de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores.» (Rm 5,7-8), pero antes de eso «pasó haciendo el bien» (Hch 10,38), porque «no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida» (Mc 10,45), dándola hasta el fin (cf. Jn 13,1), pero «los hombres prefirieron las tinieblas a la luz» (Jn 3,19), sin embargo, en el cúlmen del sufrimiento que le inflinjieron injustamente «Jesús decía: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen"» (Lc 23,34), debido a que es «un Dios bondadoso y compasivo, lento para enojarse y de gran misericordia» (Jon 4,2) y «Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él» (Jn 3,17).
Nosotros, que nos llamamos cristianos (=seguidores de Cristo) tenemos el mandato (Jn 13,34), y, como si fuera poco, nos provee también de la fuerza para lograrlo, «porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado» (Rm 5,5).
Entonces, ¿qué nos falta para vivir esta palabra?.

Espiritu de Dios llena nuestra vida, hazte espacio en nuestro corazón ocupado por el egoísmo y la falta de consideración por el hermano, danos la fuerza que nos falta y nos falla para amar como era el plan original de Dios. Amén.

Destrabando la lengua para anunciar lo que hemos oído de la Paz, Amor y Alegría del Reino,

Miguel.

No hay comentarios: