Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

9 de septiembre de 2014

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 6, 12-19

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 6, 12-19

Jesús se retiró a una montaña para orar, y pasó toda la noche en oración con Dios.
Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y eligió a doce de ellos, a los que dio el nombre de Apóstoles: Simón, a quien puso el sobrenombre de Pedro, Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Simón, llamado el Zelote, Judas, hijo de Santiago, y Judas Iscariote, que fue el traidor.
Al bajar con ellos se detuvo en una llanura. Estaban allí muchos de sus discípulos y una gran muchedumbre que había llegado de toda la Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, para escucharlo y hacerse sanar de sus enfermedades. Los que estaban atormentados por espíritus impuros quedaban sanos; y toda la gente quería tocarlo, porque salía de Él una fuerza que sanaba a todos.
Compartiendo la Palabra
Por Conrado Bueno, cmf

Rezar a Dios, amar al hombre

Unidad

Cuántas veces repetimos: hay que unir, hay que integrar todas las dimensiones del hombre: lo humano y lo divino, lo espiritual y material. En cristiano, repetimos: hay que unir e integrar la acción y contemplación, a Marta y a María. Ser contemplativos en la acción. Tan veterana es esta cuestión que se refleja en viejas frases lapidarias en latín: “Contemplata aliis tradere”, “Ora et labora” (Comunicar a los demás lo que hemos contemplado, reza y trabaja). Un biógrafo llama a Claret “Un místico de la acción”. Hasta el refranero español se apunta: “A Dios rogando y con el mazo dando”. Y no digamos los psicólogos que nos invitan, a todas las horas, a buscar la unidad de la persona.

Mirar a Jesús

Tres tiempos señala el Evangelio de hoy, en la jornada de Jesús. Orar al Padre, estar con la comunidad de sus apóstoles y curar las enfermedades del pueblo.

Gráficamente, apunta el evangelista que Jesús “bajó del monte y se paró en el llano”. Siempre lo mismo: Jesús, unido a Dios por la oración y unido a los hombres por la predicación y sanación.

Dos circunstancias aparecen en la escena. Jesús bajó con sus discípulos, siempre en comunidad, y se encontró con gente de la costa de Tiro y Sidón; es decir, su misión está abierta a todos, es universal.

Nuestra vida: el monte y el valle

La oración ha de estar en el fondo de todo el vivir cristiano. Si estamos enamorados, nos comunicamos; si tenemos fe, rezamos. Por lo menos que esté clara la necesidad, aunque luego dejemos mucho que desear. Es cierto que, a veces, parecería que confiamos más en nuestras fuerzas y medios que en el poder de Dios. Nos encantan los medios grandiosos, medir por grandes muchedumbres, arrimarnos a los poderosos. Pobres de nosotros: sólo Dios.

Como Jesús con el Padre, nosotros con Jesús. Somos su comunidad, somos los suyos, aquellos a quienes llama amigos. Nos “escoge, nos llama y nos nombra apóstoles”. El Evangelio se continúa en nosotros; junto a Pedro, Andrés y Santiago, están todos los nombres que contienen los libros del Bautismo: Sergio, Cristina, Álvaro y Natalia. ¡Qué gratificante realidad se nos escapa, con frecuencia! (Ojo, que también hay traidores en el grupo).

Los creyentes, como el Maestro, tenemos que bajar del monte al valle, para ayudar al que sufre. En este punto, tenemos el riesgo de quedarnos en palabras bonitas y rutinarias. Hay que bajar a la arena: ¿A quién tengo yo que servir, escuchar, perdonar, mirar con benevolencia? ¿Cómo puedo yo evitar el ser duro de corazón, el ser fácil a juzgar negativamente, el herir con mi palabra, el cerrar mi corazón?

No hay comentarios: