Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

4 de septiembre de 2014

¿Dónde está Jesús?


         Un filósofo griego, que se llama Aristóteles, decía que todos los hombres, desde que nacen, buscan permanentemente la felicidad. Y San Agustín decía que eso era verdad, pero el problema era que los hombres la buscaban en lugares equivocados: el dinero, la fama, el éxito pasajero, el aplauso de los hombres. Todo eso da una felicidad, pero una felicidad que es muy fugaz, que pasa muy rápido, tan rápido, que el hombre ni siquiera se da cuenta cuando ya pasó. El Qoelet dice que todo es “vanidad de vanidades” y “atrapar vientos” (1, 14). Buscar la felicidad en las cosas materiales es para el hombre como intentar atrapar el viento, es como tratar de llenar un precipicio con un balde de arena: es imposible, porque el corazón del hombre ha sido hecho para colmarse de una felicidad y de un amor infinitos, que sólo Dios puede satisfacer. 

Por eso San Agustín decía: “Nos hiciste, Señor, para Ti, y nuestro corazón no descansa en paz, hasta que no reposa en Ti”. Ésta es la razón por la cual, el corazón del hombre busca vanamente ser feliz en las cosas del mundo; esta es la razón por la cual el hombre busca vanamente mendigar amor a las creaturas, y las creaturas, aun cuando se lo propongan, no lo pueden proporcionar, porque no lo tienen; sólo Dios tiene un Amor que contiene en sí toda la felicidad capaz de extra-colmar el corazón del hombre. Para que nos demos una idea, el corazón del hombre, es como un granito de arena, y el Amor de Dios, es como cientos de miles de millones de cielos estrellados, y todavía más, y todo eso nos lo quiere dar Dios a cada uno de nosotros, sin guardarse nada para Él, para hacernos felices. Dios nos ha creado para que seamos felices con Él y solo con Él y es por eso que somos in-felices –no somos felices-, cuando no tenemos a Dios, y cuando buscamos la felicidad fuera de Dios. Sólo en Dios está la felicidad, y quien encuentra a Dios, encuentra la máxima felicidad, porque Dios es Amor y felicidad máxima.

         Entonces, viene la pregunta: ¿Dónde está Dios? ¿Adónde ir a buscarlo? ¿Acaso Dios no es invisible? ¿Acaso Dios no es demasiado grande para mí? ¿Quién ha visto a Dios alguna vez?

         Es verdad que Dios es invisible, pero es verdad también que Dios se encarnó, se hizo carne en Jesús, para tener un rostro, una cara, un cuerpo, para dejarse crucificar, para demostrar hasta dónde llegaba su Amor por todos y cada uno de nosotros. Es verdad que Dios es demasiado grande, pero Dios se hizo pequeño, como un Niño en Belén, y luego, ya de joven, subió a la cruz, para vencer a la muerte, al demonio y al pecado, para luego, después de muerto, resucitar y ascender a los cielos, para prepararnos una habitación en la Casa del Padre; y así, desde que resucitó, Jesús está en el cielo, resucitado, glorioso, porque es Dios. Él es Dios Hijo, es el Hijo de Dios Padre, y está junto al Padre y junto a Dios Espíritu Santo. Es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Junto al Padre y al Hijo, forman las Tres Divinas Personas de la Santísima Trinidad. Eso es en el cielo, en donde Jesús nos espera para hacernos felices para siempre.

         Pero aquí, en la tierra, ¿dónde está Jesús? Porque yo quiero empezar a ser feliz aquí, en la tierra.

         Aquí en la tierra, Jesús está en tres lugares: en la cruz, en la Eucaristía y en mi hermano más necesitado: en el pobre, en el enfermo, en el preso, en el que no vale nada a los ojos de la sociedad. Si quiero ser feliz, voy a buscar a Jesús, que está en esos tres lugares: en la cruz, en la Eucaristía y en el prójimo más necesitado. No está en ningún otro lugar. No está en el dinero, no está en los placeres de los sentidos, no está en el éxito mundano, no está la fama, no está en el poder, no está en el ser aplaudido por los hombres. Si quiero ser feliz, en esta vida y en la vida del Reino de los cielos, voy a buscar a Jesús en donde está Jesús: en la cruz, en la Eucaristía y en el hermano que esté más necesitado. Y antes de que lo empiece a buscar, Jesús va a salir a mi encuentro, y me va a dar su Amor, y voy a sentir la alegría de su Amor en mi corazón, y ya voy a experimentar, por anticipado, la felicidad que experimentaré, para siempre, en la Casa del Padre.

No hay comentarios: