Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

20 de septiembre de 2014

Bueno es el sembrador, buena la semilla. Lucas 8, 4-15

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 8, 4-15

En aquel tiempo se le juntaba a Jesús mucha gente y, al pasar por los pueblos, otros se iban añadiendo. Entonces les dijo esta parábola: "Salió el sembrador a sembrar su semilla. Al sembrarla, algo cayó al borde del camino, lo pisaron, y los pájaros se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, y, al crecer, se secó por falta de humedad. Otro poco cayó entre zarzas, y las zarzas, creciendo al mismo tiempo, lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena, y, al crecer, dio fruto el ciento por uno". Dicho esto, exclamó: "El que tenga oídos para oír, que oiga". Entonces le preguntaron los discípulos: "¿Qué significa esa parábola?" El les respondió: "A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del Reino de Dios; a los demás, sólo en parábolas, para que viendo no vean y oyendo no entiendan. 

El sentido de la parábola es éste: La semilla es la palabra de Dios. Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los del terreno pedregoso son los que, al escucharla, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan. Lo que cayó entre zarzas son los que escuchan, pero con los afanes y riquezas y placeres de la vida se van ahogando y no maduran. Lo de la tierra buena son los que con un corazón noble y generoso escuchan la palabra, la guardan y dan fruto perseverando". 
Palabra del Señor


Compartiendo la Palabra
Por Conrado Bueno, cmf
Bueno es el sembrador, buena la semilla

Parábola: voz, rostro, casa y camino

La parábola del sembrador es muy recurrente entre nosotros. A la vez, es de gran belleza literaria y lleva una carga profunda en su contenido. Hablar de la Palabra es hablar de los profetas y de Jesús, el Verbo, la gran Palabra de Dios.
Puede resultar sugerente, de entrada, lo que dibujó el mensaje del Sínodo sobre la Palabra. “La voz de la Palabra es la Revelación”: porque en el principio era la Palabra y la Palabra era Dios. “El rostro de la Palabra es Jesucristo”: Jesús es la Palabra en el tiempo y en el espacio. “La casa de la Palabra es la Iglesia”: en ella nos reunimos para escuchar, leer, meditar y orar la Palabra. “Los Caminos de la Palabra son la Misión”: sale del templo hacia los caminos del mundo, a las autopistas de la información.

Parábola del sembrador

Dios toma siempre la iniciativa. Dios habla, se revela, se comunica con el hombre, le descubre su misterio de amor. Es decir, lanza la semilla abundantemente. Lo hizo de mil maneras hasta que envió a su Hijo Jesucristo, constituido en epifanía, revelación y Palabra. Y Dios habla para todos, a nadie le niega su voz, hace salir el sol sobre buenos y malos.
Al hombre le toca responder a tanta gracia. Dios habla pero no impone. Es el misterio grande de la libertad del hombre. Frente a la semilla de la Palabra, caben dos actitudes en el corazón humano: aceptar o cerrarse. Cerrarse es no producir fruto, olvidar, no hacer caso, vivir en la indiferencia, decir, en la práctica, “no me interesa”. Por el contrario, aceptar la Palabra significa abrirse desde la fe. Un fe amorosa en Dios que nos lleva, espontánea y alegremente, a que fructifique tanto don sembrado en nosotros.
Ciertamente, pueden estar agazapados los obstáculos que impiden abrirse. En las imágenes de la parábola: los pájaros, las zarzas, el terreno pedregoso. Es decir: el maligno, nuestra vida frívola y superficial y los afanes y riquezas que nos ahogan. Cada uno ve, con sinceridad, donde tiene su costado vulnerable.

Si el corazón nos arde

Existe hoy una legítima preocupación por la Palabra de Dios, en su doble sentido. Preocupación que es interés por estudiar y conocer la palabra revelada por Dios que está escrita en la Biblia. Preocupación, en el sentido de cierta angustia por el escaso fruto que, con frecuencia, se recoge. Dios siembra buena semilla, tenemos constancia de la calidad del “producto” que la Iglesia ofrece a los hombres. Estamos seguros del sentido humanizador, de los valores del mensaje evangélico. Y, sin embargo, no llega, no cala, como quisiéramos. Es un motivo para estar vigilantes sobre los modos y estrategias de los que nos servimos para predicar el Evangelio.
Un signo de los tiempos es la vuelta de la Lectio Divina, también a los fieles seglares. Sólo escuchando y orando en el corazón esta palabra, podremos comunicarla con eficacia. No significa que dependa de nosotros. Nos basta con ser cauce fiel de la palabra que, a través de nosotros, Dios dirige a los hombres.
Ojalá que, cuando leamos la Escritura o participemos en la Misa del Domingo, sintamos la experiencia de los discípulos de Emaús. El Señor se sienta a nuestro lado, nos explica las Escrituras… y nuestro corazón arde.

No hay comentarios: