Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

8 de septiembre de 2014

8 de septiembre – La Natividad de la Santísima Virgen María

8 de septiembre – La Natividad de la Santísima Virgen María

1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: "José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados." Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: "Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios con nosotros". ( Mateo 1, 18-23).

1.      Hoy celebramos el nacimiento de la Virgen, nuestra Madre. ¿No se nos llena el corazón de alegría y gratitud a Dios? Porque, como dice un santo de la Edad Media en un sermón, al nacer María, “el Sol de Justicia, que es Nuestro Señor Jesucristo, empezó a iluminar al mundo con sus primeros rayos, como cuando aparece la aurora en el oriente.” Y San Andrés de Creta hablando de este día dice: "Hoy ha sido construido el santuario creado del Creador de todas las cosas, y la creación, de un modo nuevo y más digno, queda dispuesta para hospedar en sí al supremo Hacedor." Y Benedicto XVI, siendo cardenal, dijo: “María es verdaderamente la aurora de un mundo nuevo, mejor: del mundo nuevo como había sido pensado por Dios desde la eternidad.” ¿Cómo no sentirnos contentos y agradecidos a Dios, celebrando esta fiesta? ¿Cómo no escuchar la invitación que nos hace la liturgia: “Celebremos con alegría el Nacimiento de María, la Virgen: de ella salió el Sol de justicia, Cristo, nuestro Dios”?  María, Madre, te ruego que amanezcas hoy en mi vida, que cuando tú amaneces, amanece también Jesús, el Salvador. 

2.      En el evangelio de esta fiesta contemplamos a María, en la espera del Sol que su nacimiento anunciaba En su pequeño pueblo de Nazaret sus vecinos la veían como una mujer más que esperaba un hijo. Nadie sospechaba que era la Elegida de Dios, la Llena de Gracia, y que en su seno virginal  -por la fuerza del Espíritu Santo- había florecido el Esperado, el Dios-con-nosotros. ¡Cuánta gratitud a Dios habría en tu corazón, Madre, y qué gozo, al saberte Madre del Mesías! Pero, a la vez, ¡qué angustia al ver sufrir a tu esposo, José! Pero tú confiabas en el amor del Padre. Te habías abandonado en sus manos: “aquí está la esclava del Señor”… Y sabías que Dios no abandona nunca al que confía en él. Enséñame, Madre, a confiar siempre en el amor de Dios. Que aun los momentos de mayor angustia los viva sabiéndome amado por el Padre y en sus manos, como tú, Madre.

3.      Contemplamos también hoy a José, el esposo de María, sufriendo, desconcertado, al ver encinta a su esposa. “¿Qué debo hacer?”, se preguntaba. Y decide abandonar a la mujer que amaba. Fue la oscura prueba por la que tuvo que pasar antes de que Dios le encomendara la maravillosa misión de ser el esposo de la Madre de Dios y ser el padre del Hijo Dios. Pero Dios no abandona nunca a los que elige, y, por medio del ángel, le aclaró el misterio: “No tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo.”  Y José se llevó a su esposa a casa. Señor, que aprenda de José a ser fuerte en la dificultad y a confiar siempre en tu amor, en que tu luz me hará ver, en el momento oportuno, qué hacer y cómo hacerlo. Y que dócilmente, Señor, siga el camino que me indiques.

3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.

08/09/2014

No hay comentarios: