Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

20 de agosto de 2014

Miércoles de la 20ª semana del Tiempo Ordinario

Miércoles de la 20ª semana del Tiempo Ordinario
1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: "El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: "Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido." Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: "¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?" Le respondieron: "Nadie nos ha contratado." Él les dijo: "Id también vosotros a mi viña." Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz: "Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros." Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: "Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno." Él replicó a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?" Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos." (Mateo 20:1-16).

1.      Los judíos concebían a Dios como un patrono que pagaba con su predilección a los cumplidores de la ley. Los pobres, marginados y pecadores, como no cumplían -ni siquiera conocían la ley-, no eran amados por Dios. Por eso se escandalizan porque Jesús los acoge y era amigo de ellos. Con esta parábola –y otras- Jesús les responde que Dios no es como ellos piensan: Dios ama con amor gratuito. Su amor no es paga, sino regalo que nos hace. Y si Jesús trata a los pecadores con comprensión y amor, es porque así obra Dios con ellos.

2.      La parábola habla de un agricultor que contrata a unos jornaleros para que trabajen en su viña. A primera hora se ajustó con unos en un denario por jornada. Después, en horas distintas, contrata a otros jornaleros. Pero resultó que, a la hora de cobrar, el dueño de la viña pagó a todos lo mismo: un denario, que era lo ajustado con los contratados a primera hora. A éstos no les parece justo que los que han trabajado menos reciban lo mismo que ellos, y protestan: “Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno."  Notemos que los que protestan han recibido un denario, que era el jornal prometido. No se comete, pues, ninguna injusticia con ellos. Pero su orgullo y envidia no soportan que el dueño sea bueno y generoso y pague a los demás lo mismo que a ellos. Es lo que reprocha el amo a uno de los protestones: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete... ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?" Aquí está el sentido de la parábola: Los judíos, por ser los primeros llamados por Dios, creían merecer de Dios mejor trato que  los pecadores y paganos, y, sin embargo, veían que Jesús los trataba igual que a ellos o mejor. Y no lo pueden tolerar... ¿Cómo reacciono cuando a otros, que creo con menos méritos, los tratan igual o mejor que a mí? ¿Me alegro de que el hermano sea bien tratado y triunfe, o la envidia y el orgullo se rebelan en mí?

3.      La idea mercantilista de los judíos pervive en el corazón de muchos cristianos. Hay quienes siguen pensando que el Reino y el amor de Dios  se los ganan ellos a pulso. Y que, porque “son mejores que los demás”, Dios debe “tratarlos mejor” a ellos. Por eso, cuando algo les sale mal o sufren alguna desgracia, protestan y piden cuentas a Dios: “¿Por qué me pasa esto a mí y no, a otros que son peores que yo? ¡No es justo!” ¡Qué pena, Señor!, trabajar en “tu viña”, en tu Reino, sólo para ganar el “jornal” del premio. Con razón para los que así piensan la religión se les hace carga pesada. Cumplen, pero no aman; no saborean el gozo de saberse amados por Dios y de ocuparse en los trabajos del Padre al que aman. Señor, yo no quiero trabajar por la paga, sino porque es maravilloso trabajar para ti, ocuparme de tu Reino. Gracias, Señor, porque eres bueno y me has invitado a trabajar en tu viña. Gracias, porque, hasta cuando mi trabajo no ha sido mucho ni muy fructífero, tú me amas. Que yo te ame también, Señor.

3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.
20/08/2014

No hay comentarios: