Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

Hemos vuelto

Queridos hermanos en Cristo. Tras algunos años de ausencia por motivos personales. A día de hoy 23/04/2017, con la ayuda de Dios Nuestro Señor retomamos el camino que empezamos hace ya algún tiempo. Poco a poco nos iremos poniendo al día, y trataremos de volver a ganarnos vuestra confianza.

Gracias de antemano y tenednos paciencia.
Dios os guarde a todos y muchas gracias a los que a pesar de todos habéis permanecido fieles a este blog, que con tanto cariño y tanta ilusión comenzó su andadura allá por el año 2009

Dios os bendiga y os guarde a todos.

21 de agosto de 2014

Jueves de la 20ª semana del Tiempo Ordinario

Jueves de la 20ª semana del Tiempo Ordinario
1. Preparación
Señor, aquí estoy delante de ti. Ayúdame a tomar conciencia viva de que tú estás conmigo siempre. Esté donde esté, tu presencia amorosa me envuelve. Dame tu gracia para que este rato de oración me sea provechoso. Que vea claro qué quieres de mí. Dame un corazón nuevo, que me guíe por tus caminos de amor. Me pongo en tus manos, Señor. Soy todo tuyo. Haz de mí lo que tú quieras. Amén.
Ahora lee despacio la Palabra de Dios y las reflexiones que se proponen. Déjate empapar de la Palabra de Dios. Si con un punto de reflexión te basta, quédate ahí, no prosigas.
2. La palabra de Dios
"En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: -«El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran: “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda. Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: "La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda." Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?" El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: "Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes." Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.» (Mt 22, 1-14).       
1.  Nueva parábola en la que insiste el Señor en hablarnos de la gratuidad del amor de Dios. Dios ofrece gratuitamente su salvación a todos. Pero el hombre es libre y puede rechazarla. Es lo que veía Jesús que pasaba, y lo que resalta la parábola de hoy: los primeros invitados–el pueblo de Israel, representado por los sumos sacerdotes y ancianos-, con diversas excusas, rechazan la insistente invitación a convertirse y participar en el banquete de la salvación, que les hace Jesús... Nosotros ¿no hemos rechazado muchas llamadas del Señor? Bajo la excusa de nuestros muchos “quehaceres” -como los de la parábola-, a veces ni nos enteramos…  ¿Por qué esto? ¿No será que tememos el cambio que habría de producirse en nuestras vidas, si tomásemos en serio las llamadas del Señor? Pienso que por aquí andan las cosas, Señor: me da miedo tomar en serio tus invitaciones, porque sé que, si lo hago, no podré seguir con la vida vulgar, rutinaria, cómoda y sin tensión que llevo. ¿Cuándo perderé  ese miedo, Señor?

2.  Ante el rechazo de los primeros invitados, el rey, indignado, comenta: “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían.” Y manda a los criados a todos los caminos para invitar a cuantos encuentren, sean buenos o malos. Lo hacen, y la sala se llenó… Lo de siempre: los marginados, los vagabundos,  los pobres, los pecadores, etc.,  escuchan y acogen la oferta de salvación de Dios más prontamente que los invitados oficiales.  ¿Entre quiénes estoy yo? ¿Entre los que te abren la puerta y acogen tu mensaje prontamente y con entusiasmo, o entre los que no acuden a la invitación?  ¡Cuántos inconvenientes pongo para acudir a la fiesta del “banquete” de tu amor, Señor! Y así me pierdo la dicha de saborear una mayor intimidad contigo y el gozo del servicio generoso a mis hermanos.

3.  Ya llena la sala del banquete, el rey entró a saludar a los invitados, y observa que uno de ellos no lleva el vestido de fiesta, y mandó a los criados que lo echaran fuera.  Y es que han sido invitados todos, “buenos” y “malos”, pero no basta con acudir al banquete: el que quiere pertenecer a la nueva comunidad y participar del banquete del Reino mesiánico, no puede seguir en su condición de “malo”, sino que ha de “vestirse de fiesta”, y adoptar las condiciones del discípulo. Así, nosotros: no nos basta estar dentro de la Iglesia, pertenecer a esta o aquella comunidad cristiana, ser religioso o sacerdote… Es necesario vestirnos con el “traje de fiesta”, es decir, “vestirnos de Cristo”, adoptar el estilo de vida de su comunidad. Señor, que me deje transformar por ti, hasta transparentar tu estilo de vida y poder decir: es Cristo quien vive en mí. Así no seré echado fuera, a las tinieblas, sino que participaré del gozo del banquete del Reino.

3. Diálogo con Dios
A la luz de esta Palabra y estas reflexiones, pregúntate qué te pide el Señor... Háblale como a un amigo. Pídele perdón, dale gracias. … Escucha en tu corazón qué te dice el Señor. Pide que te ayude para poder llevar a la práctica los deseos que han surgido en tu corazón.

21/08/2014

No hay comentarios: