Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados
En este blog rezamos por todos los cristianos perseguidos y asesinados

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO
Gracias a todos los que, poquito a poquito vais volviendo a visitarnos.

Dios os bendiga a todos.

COLABORA EN ESTE BLOG

  • Camilo Alvarez

8 de marzo de 2012

La parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro

Queridos Hermanos:

La parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro es siempre un llamado fuerte de atención. Nos mueve a recordar cuán importante es el amor al prójimo en la economía cristiana. Pero, aunque este es el mensaje más claro, me parece que hoy podríamos reflexionar el mensaje desde otro ángulo.

Es interesante como Epulón, que en vida fue totalmente indiferente a el sufrimiento de Lázaro, cuando debe padecer el castigo de su indolencia se preocupa de que sus hermanos de sangre puedan correr la misma suerte que él. Es un punto que, aunque no me parece importantísimo, debo resaltar. Epulón da un cambio y ha sido el dolor personal lo que le ha hecho capáz de salir de sí mismo y pensar en los demás.

Sin embargo la respuesta que recibe del padre Abraham es tajante. Tienen a ley y los profetas para corregirse, basta que los escuchen. Y concluye diciendo que si no los escuchan, tampoco reaccionarán ni aunque un muerto resucite, haciendo clara referencia a la resurrección de Cristo.

Es tan grave la indiferencia que no sólo daña a quienes nos rodean, sino también a nosotros mismos, pues nos aleja de Dios. Si se fijan en el gráfico de hoy, verán que es Dios quien con lágrimas suplica por el hombre hambriento, mientras el gordito tira la comida al tacho de basura.

Lázaro no representa sólo a los pobres, representa al mismo Dios. "Quien recibe a uno de estos, mis pequeños, a mí me recibe" dice el Señor. Y seguro que lo dijo literalmente.

Sabemos que la Beata Madre Teresa de Calcuta enseñó a las Misioneras de la Caridad la necesidad de ese largo tiempo de adoración, que cada mañana deben hacer antes de iniciar la atención a los pobres. Afirmaba que esa era la única manera de poder ver en los pobres al mismo Cristo.

La medida de nuestro amor al prójimo, es la de nuestro amor a Dios
 . Será nuestra oración y nuestra Eucaristía lo que nos haga capaces de salir de nosotros mismos, primero para encontrarnos con Jesús y luego seremos capaces de encontrar también al hermano para servirlo. Que no nos vaya a suceder como a Epulón, que tuvo que padecer para llegar a entender.
Hasta el Cielo.

P. César Piechestein
elcuradetodos ... ustedes
http://elcuradetodos.blogspot.com/