Hola amigos, bienvenidos a este sitio que solo busca compartir todo aquello que llega a mi buzón, y nos ayuda a crecer en nuestra fe católica..
(casi todo es sacado de la red)

Si alguien comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia o que se retire, por favor, que me lo comunique y lo hago inmediatamente. Gracias.

Espero que os sirva de ayuda y comenteis si os parece bien...


Gracias


Maria Beatriz.



SI AL CRUCIFIJO Tu quita un Crucifijo y nosotros pondremos mil
Muchas gracias a todos por su paciencia conmigo.

Después de varios años de sufrir una seria lesión en la espalda, lo que me impedía muchas veces estar ante el ordenador. Ahora, por fin, tras pasar por una importante operación, mientras me encuentro en plena convalecencia y larga recuperación, vuelvo a retomar las publicaciones, aunque pido disculpas si publico menos de lo que estaba acostumbrada.

Dios les bendiga.

María Beatriz

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO

NOTICIAS SOBRE S.S. FRANCISCO
NOTICIAS SOBRE S.S.FRANCISCO

24 de agosto de 2010

TEMA 6. Dios ha creado el mundo por amor

Dios ha creado el mundo por amor

 

    "En el principio, Dios creó el cielo y la tierra" (Génesis 1,1). Así comienza la Biblia, y el primer capítulo del Génesis relata de manera gráfica cómo creó Dios al mundo. Sin utilizar ningún material, ni tampoco instrumentos, Dios fue creando todas las cosas: el cielo y la tierra, los animales y las plantas..., y por último el hombre. Dios creó el mundo de la nada.
    La creación entera es fruto del amor y omnipotencia de Dios: las cosas pequeñas -hierbas e insectos-, y las grandes: el sol, la luna, los sistemas planetarios, las nebulosas, los mares... El ser más perfecto de la creación visible es el hombre. Y Dios sigue creando y gobernando todo con sus leyes.
    ¡Qué bonita es la creación! Al contemplarla es fácil dar gloria y alabar a Dios. Además, Él quiere que los hombres cooperemos a su obra con nuestro trabajo. Es tanta la dignidad del trabajo que, como dice la Sagrada Escritura, el hombre ha sido creado para que trabajara y así dominara la creación de un modo inteligente.
    En este tema veremos con detalle qué significa que Dios ha creado el mundo, tal como lo profesamos en el Credo: "Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra".
1. Dios es eterno
    Sólo Dios es propiamente eterno, es decir, no tiene principio ni fin. En Dios no hay pasado ni futuro, sino un presente inmutable. Hubo un momento en que solamente existía Él, pero quiso comunicar sus perfecciones a otros seres; quiso crear el mundo y especialmente el hombre, que está hecho a su imagen y semejanza. Dios pensó en todos los hombres -en cada uno de nosotros- mucho antes de crearnos. No existíamos y ya nos amaba. Y como Dios amaba al hombre, le preparó un lugar estupendo: el mundo creado con todas sus maravillas (el mar, las montañas, los animales, las plantas, el cielo, etc.).
2. Dios ha creado el mundo de la nada
    El hombre necesita tiempo y esfuerzo para construir un edificio o fabricar un objeto, pero Dios hizo todas las cosas con sólo su querer y lo creó todo de la nada. Antes de que Él lo creara no existía nada.
3. Crear no es lo mismo que fabricar
    Decimos que Dios ha creado el mundo, y no que Dios ha fabricado el mundo, para indicar que, cuando empezó a existir, no había nada, siendo Dios quien hizo que existiera. Crear quiere decir "hacer que exista algo que antes no existía, sacándolo de la nada". El hombre no puede crear; puede modificar, por ejemplo, el cauce de un río, o fabricar un tejido usando como materia el algodón o las fibras sintéticas, o montar un coche uniendo las distintas piezas.
4. Dios creó para su gloria y por amor
    Cuando contemplamos una obra de arte -una catedral, por ejemplo-, nos maravillamos y alabamos el genio de su autor. Aquella obra de arte es una gloria para los que la construyeron.
    Al contemplar la grandeza del mundo: los astros, el mar, las plantas; al mirar la perfección de las cosas más pequeñas: un pajarillo, un insecto, nos maravillamos y alabamos a Dios que es su autor. El mundo es una manifestación de la perfección divina, un reflejo de lo que es Dios, y el mundo canta la gloria de Dios. A esa glorificación debe unirse el hombre, no solamente por ser la criatura más perfecta de la creación visible, sino, además, porque Dios ha puesto todas las cosas a su servicio. Pensando en el hombre, Dios creó todas las cosas y las puso en sus manos.
5. El trabajo y el dominio de la tierra
    Dios podía haber creado las cosas tal y como existen; por ejemplo: las mesas, las casas, las centrales eléctricas... Pero ha querido que el hombre domine la creación trabajando y sacándole todo su fruto. Cuando el hombre trabaja, colabora con Dios para dominar la creación, ya que Dios así lo quiso.
    Y como en la creación Dios lo hizo todo muy bien, porque es Dios y porque le mueve el amor que tiene a los hombres, así el hombre tiene que hacer las cosas bien y por amor a Dios, para que cuando Dios vea ese trabajo pueda decir: "Lo que hace el hombre está bien hecho". Hay que hacerlo poniendo esfuerzo y ofreciéndolo a Dios.
6. Dios conserva y gobierna el mundo
    Para que las cosas duren, procuramos conservarlas: se reparan los desperfectos, se engrasan las máquinas, se protegen del frío o del calor...; si las cosas no se cuidan, se estropean y ya no sirven. Podemos imaginar así la conservación del mundo, con la diferencia de que, si Dios no lo conservase, desaparecería y volvería a la nada.
    Además, Dios gobierna este mundo, y de manera especial a los hombres, con unas leyes que están impresas en su naturaleza, respetando siempre la libertad que les dio como uno de los grandes regalos.
7. Ofrecer el trabajo del día y mostrar agradecimiento al Señor
    Al empezar el día debemos ofrecer a Dios todo lo que vamos a hacer. Nos puede servir esta oración:
    "Te adoro, Dios mío, y te amo de todo corazón; te doy gracias por haberme creado, hecho cristiano y conservado esta noche; te ofrezco todas mis obras y te ruego que me guardes en este día de todo pecado y me libres de todo mal. Amén"
    Para no comer como los paganos, que no conocen a Dios, los cristianos bendecimos la mesa y damos gracias después de comer. Podemos decir al empezar a comer: "Bendice, Señor, estos alimentos que por tu bondad vamos a tomar". Y al terminar: "Te damos gracias, Señor, por los beneficios que hemos recibido de tus manos". El agradecimiento debe abarcar nuestra vida entera, que es un don de Dios.
8. Tener confianza en Dios
    El conocimiento de la Providencia que Dios ejerce sobre el mundo y sobre cada uno de nosotros nos debe llevar a una decisión confiada de ponernos en sus manos, para que de verdad y para siempre sea la fuente de nuestra serenidad, seguridad y alegría.


Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Con la autorización de Don Jesús Sancho


    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS
    1. Objetivo. Acostumbrarse a ofrecer a Dios es estudio y el trabajo, haciéndolo lo mejor posible.
    2. Actividades.-Sacar por impresora el texto. Cada alumno lo subraya y contesta a estas preguntas:
        a) ¿Qué podemos pensar al ver la Creación?
        b) ¿Por qué Dios es eterno?
        c) ¿Qué diferencia hay entre fabricar y crear?
        d) ¿Para qué ha creado Dios al mundo?
        e) Explica el sentido del trabajo del hombre.
        f) Escribe la oración del ofrecimiento de obras y bendición de la mesa.
        g) ¿Qué es la Providencia de Dios?
    3. Puesta en común. Varios chicos leen sus respuestas.
    4. Propósito de vida cristiana. Procurar hacer todas las mañanas el ofrecimiento de obras al levantarse .


     CATECISMO

    CREADOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA. (279-324)
    1. ¿Para qué ha creado Dios el mundo y los hombres?
    -Para que todas las cosas tengan parte en su verdad, su bondad y su belleza y todos los hombres le amemos,   obedezcamos y vivamos así felices con Él en la tierra y  después en el cielo. (315-319)
    2. ¿Cuál es el origen del mal moral y de otros males físicos del ser humano?
    -El origen está en el hecho de que el hombre y la mujer a veces no hacen buen uso de su libertad, causando el mal en sí o en otros.
    3. ¿Por qué decimos que Dios es Creador?
    -Decimos que Dios es Creador porque todas las cosas las hizo de la nada.
    4. ¿Qué es la Providencia de Dios?    
    -La Providencia de Dios es el cuidado amoroso con que Dios conserva y gobierna las cosas y especialmente a los hombres.


    ORACIÓN
    OFRECIMIENTO DE OBRAS
    En el nombre del Padre + y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. ¡Dios mío y Señor mío! Te doy gracias por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado la vida. Te ofrezco mis pensamientos, palabras y obras de este día, a honra y gloria tuya. No permitas que te ofenda y dame fortaleza para huir de las ocasiones de pecar. Haz que crezca mi amor a Ti.
  ¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo m ofrezco enteramente a Vos; y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día mis ojos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.
   BENDICIÓN DE LA MESA
   ( De nuestro Padre Dios recibimos todos los dones y beneficios. El de la comida es uno de ellos.          Acostúmbrate a bendecir la mesa, que es una forma de agradecérselos.)
Antes de comer
V. + Bendícenos, Señor, y bendice estos alimentos, que por tu bondad vamos a tomar.
R. Amén.
V. El Rey de la Gloria nos haga partícipes de la mesa celestial.
R. Amén.
                    Después de comer
V. + Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios. A Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R. Amén.
V. El Señor nos dé su paz.
R. Y la vida eterna.  Amén.

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL